Por: Jorge Gómez Pinilla

Bucaramanga: el bueno, el feo y el malo

En la campaña actual por la Alcaldía de Bucaramanga hay un candidato bueno, uno malo y otro feo. El bueno para mi gusto es Sergio Isnardo Muñoz y es ético contar que es amigo mío, y hay algo que nos hermana: una cabeza despejada, que “piensa en grande”.

De Sergio Isnardo dijo el atrabiliario exalcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, que está “más manoseado que prostituta de Puerto Wilches”. Me permito contradecirlo, pues siempre se ha sabido que es un hombre correcto: ingeniero industrial de la UIS, profesor allí con maestrías y posgrados hasta llegar a ser su vicerrector, especialista en Alta Gerencia, magíster en Administración del Externado de Bogotá, máster en Dirección Financiera de la ENAE Business School de Madrid… En fin, al que quiera más que le piquen caña.

El feo es Fredy Anaya, y la fealdad no se refiere a lo físico. Es posible que le quepa el calificativo de clientelista, como lo fue Turbay Ayala, en cuanto a que dedicó su carrera a construir un entramado de relaciones con pingües resultados, tanto en lo político como en lo empresarial. ¿Esto sería ilegal, al punto de señalar a Anaya de corrupto? No estoy del todo seguro, pero es cierto que le gusta madrugar a trabajar y que su programa de gobierno no desdice del de otros. Y los conozco todos.

El malo no es Juan Carlos Cárdenas, como podría pensarse, sino su padrino, Rodolfo Hernández. Y lo de padrino no alude a connotación mafiosa, aunque sería acertado afirmar que la relación que Hernández sostiene con su pupilo Cárdenas se parece a la de Álvaro Uribe con Iván Duque, donde Cárdenas es un aparecido en la política que disfruta de un padrinazgo que le permite descollar en lo público. Ahora bien, de ahí a que se traduzca en lucirse, está por verse. En Duque y en Cárdenas.

No es posible a esta altura del partido saber si Cárdenas será bueno o malo (o feo) porque se trata de un aparecido, como ya se dijo: alguien que hizo toda su carrera trabajando para una empresa dedicada a la minería a gran escala, Cemex (¿esto a quién le brinda confianza?), y de pronto aterriza en Bucaramanga, donde llevaba lustros sin vivir, y en febrero de este año se cuela en un evento del Centro Democrático para pedirle a Álvaro Uribe que le dé su aval. (Ver video).

Si hemos de creer en las encuestas, Cárdenas sería el próximo alcalde de Bucaramanga. Pero no hay seguridad de que pueda asumir la defensa del agua de Santurbán cuando viene precisamente del sector minero, y en el mundo de la libre empresa se aplica el lema según el cual “business is business”. Y el día que Alberto Carrasquilla, ministro ad hoc para el tema Santurbán, rinda concepto favorable (¿o algún iluso cree que será negativo?) a concederle a Minesa la licencia para explotar el oro del páramo, se va a necesitar mucho cemento para construir los túneles…

¿O será acaso por simple coincidencia que la esposa de Carrasquilla, Clara Parra Beltrán, también trabajó para Cemex, al lado de Juan Carlos Cárdenas? Mejor dicho, parecería que la cementera ha movido muy bien sus fichas para asegurar el negocio multimillonario que les espera en Santurbán. Y no sobra preguntar: si la cónyuge trabajó en la empresa que puede proveer el cemento para los túneles de Minesa en el páramo, ¿lo ético por parte de Carrasquilla no sería declararse impedido?

Hace unos días leí una columna de Débora Escudero (candidata al Concejo de Bucaramanga, por quien votaré) donde explica cómo “en el resumen ejecutivo del Estudio de Impacto Ambiental presentado por Minesa, en la tabla de materiales de construcción a utilizar en el proyecto Soto Norte se consumirían 2’110.786 toneladas de cemento, principalmente en retrollenado”. Y más adelante suelta esta perla: “Según el alcalde de Bucaramanga, ‘no se ha podido comprar el predio de la mexicana Cemex, ubicado al norte de la capital, donde está planeado desarrollar el programa 20.000 Hogares Felices’, pero ‘a base de lengua, de persuasión, estamos mirando que nos den parte del lote para hacer el programa’. ¿Con quién de Cemex habló el alcalde en ese momento?”, se pregunta la incisiva columnista. (Ver columna).

Hablando de columnistas, el suscrito no deja de preguntarse cosas que para cualquier fervoroso rodolfista serían algo baladí, como por qué en el programa de gobierno de Juan Carlos Cárdenas brilla por su ausencia la palabra Santurbán, siendo que su mentor don Rodolfo funge de paladín en defensa del agua que mana cristalina desde las breñas del páramo.

El punto a donde quiero llegar —a modo de constancia para decir luego “se les advirtió, se les recomendó”, etc.— es que el solo currículum laboral de Juan Carlos Cárdenas daría para pensar que es el candidato de Minesa (y del empresariado, o sea de la derecha) antes que el abanderado de la obvia lucha que se debe librar contra la corrupción. O explíquenme esto: ¿por qué abandona una carrera exitosa como ejecutivo de una poderosa multinacional minera para meterse en la aventura de buscar la Alcaldía de Bucaramanga, y lo primero que hace es correr a pedirle el aval a Uribe, amigo como ninguno del sector empresarial?

Por eso dije arriba que Cárdenas no brinda ninguna tranquilidad. Y no me atrevo a poner la mano en el fuego por Fredy Anaya, segundo en las encuestas (menos en una de la antioqueña Invamer donde un odontólogo de apellido Arias —otro aparecido— figura absurdamente en empate técnico con el primero), pero como la imaginación es la loca de la casa, de puro desocupado a veces se me ocurre imaginar que al bueno y al feo les diera por juntarse, de modo que el feo madrugara a trabajar y el bueno le vigilara sus pasos…

DE REMATE. Invito a mis pacientes lectores a leer en El Unicornio la entrevista con el concejal al que Rodolfo Hernández le dio en la jeta, John Claro, haciendo extensiva su paciencia a que vean el video, sin edición alguna, donde se demuestra que de parte de John Claro no hubo ningún insulto o gesto desobligante que impeliera al alcalde a darle semejante guarapazo. (Ver entrevista y video).

Y esperen en mi próxima columna las preguntas que he querido hacerle a Juan Carlos Cárdenas en entrevista para El Espectador, pero que este se ha negado reiteradamente a conceder.

En Twitter e Instagram: @Jorgomezpinilla

886215

2019-10-16T00:00:30-05:00

column

2019-10-16T10:46:45-05:00

jrincon_1275

none

Bucaramanga: el bueno, el feo y el malo

39

8509

8548

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Jorge Gómez Pinilla

Fuerzas Armadas, ¿cómplices del exterminio?

Por favor… ¡prohíban las encuestas!

Santander y el clan Aguilar: peligro inminente