Por: Madame Papita

Cabañuelas gastronómicas

Sabiamente mi abuela nos enseñó que los 12 primeros días del año representaban las proyecciones de lo que sería, mes a mes, el clima y, por ende, cómo pintaría el año. Las cabañuelas que, pensaba yo, eran el gran invento de ella, resultaron ser el famoso “Almanaque Bristol”; cabañuelas y pronósticos en un formato más pulido y científico que mis anotaciones en colores.

Sin embargo, yo sí seguí creyendo en las predicciones de mi sabia abuela. Compro, además, el “Bristol” que cada enero ofrecen en los semáforos; y comencé a aplicar estas coloridas proyecciones en mi vida gastronómica. Mis “cabañuelas gastronómicas” auguran un año de delicias en la cocina pues comencé el 2018 regresando a amasar y dedicar tiempo a preparar con mucha paciencia pequeñas indulgencias que nos hacen felices a todos. Croissants, pan de yucas, panes de banano, dulce de brevas, arroz atollado, caldo de costilla y unas cuantas delicias más; y para no descuidar las últimas tradiciones decembrinas, después de escribir esta columna me dispondré a alistar los ingredientes para una buena rosca de reyes, llena de frutos secos y colores divertidos para los niños.

Aunque estos primeros días están llenos de promesas, que estoy segura, por experiencia propia, no alcanzan a llegar a abril como una prioridad, no por falta de intención, sino por poca acción; porque, seamos sinceros, somos expertos en prometernos hacer dietas, ir al gimnasio, bajarle a la papita y las galguerías, hacer mínimo cinco comidas al día, hacer mercado con juicio con la barriga llena para no echar más de la cuenta en el carrito y lista completa en mano para cuidar el bolsillo; prometemos, prometemos, prometemos… pero al final la rutina nos saca de esos maravillosos momentos de lucidez que nos da el año que se va y la emoción del que llega.

Pero este año llegó cargado de desafíos para seguir creciendo con la cocina. 2017 nos dejó muchos y muy importantes premios internacionales que resaltan los sabores y saberes colombianos, por tanto la vara la tenemos alta. Tenemos que fomentar sin lugar a duda todos los fogones locales, las comidas en las casas de las abuelas donde las recetas se heredan en una servilleta y, claro está, fomentar a todos estos jóvenes cocineros que han decidido apostarle a cocinarnos y mantener viva así nuestra historia.

Tenemos que volver a esos comedores pequeños, a esos restaurantes de esquina, a comprar el pan donde la vecina y a tener cuenta abierta con el tendero de la cuadra. Nuestra cocina empieza ahí, en las compras locales, en los cultivos que cada uno hace en su casa, en sacarle tiempo a cocinar y hacer nuestra lonchera diaria, con comida sana  y deliciosa hecha en casa.

No hay necesidad de tantas promesas, simplemente tenemos que mantener viva nuestra cocina colombiana sin tantas pretensiones, sin tantas teorías moleculares y con mucha sustancia básica como la de hacer unos buenos patacones pisaos.

Ya que estamos en modo amasar y cocinar, les dejo la receta que me funciona fácilmente, para la rosca de reyes. Es un buen plan en familia:

Rosca de Reyes.

Doce porciones (aprox)

Van a necesitar:

Para la Rosca

1                      cucharada de levadura fresca

½                    taza de agua tibia

3 ½                 taza de harina

3                      huevos                      

3                      yemas                        

½                    taza de azúcar.

¼                    cucharadita de sal.

1                     cucharada de esencia de vainilla.

2/3                  taza de mantequilla.

Para el Relleno

100grs            fruta cristalizada picada.

50 grs             almendra laminada.

50 grs             nueces de Nogal.

50 grs             chips o trozos de chocolate.

50 grs             uvas pasas.

Para decorar

1 taza             fruta cristalizada.

1/2 taza         azúcar pulverizada.

1 Huevo         para pintar y cerrar la rosca.*

Manos a la obra

 *Se hace una siembra con la levadura: un poco de la harina, agua tibia y azúcar. Se mezcla y se deja levar en un lugar tibio, por 30 minutos.

*Mientras eso sucede, en la batidora o a mano se mezcla la harina restante, los huevos, yemas, azúcar, sal, y la esencia de vainilla. Se incorpora la mantequilla, y por último la siembra.  Se mezcla a velocidad alta hasta que despegue sola del tazón de la batidora o del meson donde se este trabajando.

*Tapar  (con un trapo puede ser) y reposar en un lugar tibio hasta que doble su tamaño.

*Al doblar su tamaño, extender (con rodillo) y hacer un rectángulo. Rellenarlo con fruta cristalizada, las chispas de chocolate, almendras, nueces, etc. Enrollarlo y cerrarlo usando un huevo ligeramente batido, forma sobre una bandeja de horno hagan un ovalo regular, decorando con la fruta cristalizada.

Por ultimo, se debe pintar con huevo* y hornear a 160ºC alrededor de 45 minutos o hasta que esté dorada y se despegue de la bandeja.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Madame Papita

Siga, sumercé…

¡Los sabores que transforman el Pacífico!

La magia que enamora

Me muero, pero de placer

De los paisas para el mundo