Por: Madame Papita

“Cancún divino, Cancún”

Cuando uno piensa en visitar México, el primer deseo básico de vacaciones es ir a Cancún, cumplir el sueño de caminar por sus playas blancas, nadar en el mar azul cristalino y disfrutar de la rumba de talla mundial de la que todo el mundo habla. Pero, siendo realistas, Cancún va más allá de las excursiones de colegio y universidad, llenas de borrachos insolados. ¡Hoy Cancún es epicentro mundial de cultura y turismo!

Con un paisaje rico en contrastes que van desde la selva virgen hasta las playas caribeñas que todos soñamos, Cancún escribe un capítulo en la historia de la cultura mexicana de la mano de su patrimonio ancestral y la modernidad del turismo. La majestuosidad de enormes áreas verdes llenas de flora y fauna salvaje comparte espacio amigablemente con grandes complejos hoteleros, de parques y centros de cultura. De la mano de la cultura milenaria maya y todos sus lugares sagrados y la vanguardia que trae el turismo de talla mundial, la ciudad y toda su amplia área de desarrollo se ha enfocado en recibir a propios y extraños en torno a una experiencia mágica que además es consciente de la importancia de la conservación y la convivencia con el medio ambiente. 

La cultura se respira en cada esquina, con conciertos, espectáculos, bares temáticos y restaurantes de buena comida yucateca que mantienen viva la ciudad las 24 horas del día, los 365 días del año. No hay excusas, usted puede pasar días enteros conociendo parques naturales, ruinas arqueológicas y terminar con un concierto de artistas mundiales o viendo Joyà, el gran espectáculo del Cirque su Soleil (Circo del Sol) que ya tiene sede propia en Quintana Roo. 

Joyà, el primer espectáculo permanente en México del Circo del Sol, es un viaje mágico a través de un show que permite despertar los cinco sentidos de todos los espectadores. Gracias a una historia llena de las aventuras de una adolescente y su abuelo en medio de la jungla, le dan vida al misterio, las risas y los malabares que hacen de esta experiencia un tributo a la fuerza y la amistad. Joyà además tiene un mágico momento gastronómico que pueden disfrutar de la mano del show, acompañado por unos buenos vinos. 

Además de la naturaleza salvaje, la ciudad tiene el ecoparque más grande de la región: Xcaret. Actividades al aire libre nos permiten conocer la cultura, el folclor y la historia mexicanas. Nadar en ríos subterráneos que nacen del corazón de la tierra, llenos de colores propios de la naturaleza, que permiten interactuar con la vida marina. Hacer caminatas en el fondo del mar, snorkeling, nadar con delfines y tiburones hacen que la experiencia sea una gran aventura con la naturaleza. Temazcal, recorridos guiados por la historia mexicana y deliciosos restaurantes que sirven platos locales e internacionales hacen los días de vacaciones en Cancún un tesoro para la memoria. 

Para complementar el rompecabezas del descanso, los complejos hoteleros les permitirán tener a grandes y chicos felices en su descanso. Todo incluido en la mayoría de los hoteles permite desconectarse del tener que pensar a dónde y cómo llego al siguiente plan. Solo es entregarse al descanso y el disfrute que este gran lugar ofrece. 

Como dice la canción: ¡viva México! Y que viva por siempre. 

@chefguty

861104

2019-05-17T00:00:00-05:00

column

2019-05-17T00:00:01-05:00

jrincon_1275

none

“Cancún divino, Cancún”

29

3533

3562

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Madame Papita

Volver al pasado

Como abeja al panal

En el páramo

Un dulce demonio

Que la fuerza esté contigo