Glifosato: el primer caso por muerte que admite la CIDH

hace 6 horas
Por: Cartas de los lectores

Carta al alcalde Peñalosa sobre Transmilenio y el Parque Nacional

Doctor

Enrique Peñalosa Londoño.

Alcalde Mayor de Bogotá.

L.C.

Respetado señor alcalde.

El día  4 de junio, en el Canal Capital, dio usted unas declaraciones relativas al paso del Transmilenio por el Parque Nacional Olaya Herrera. Dijo: “…el paso por el Parque Nacional fue estudiado, lo único que se toca en el Parque Nacional es la acera, que fue una acera que además no la diseñó ningún arquitecto famoso ni nada por el estilo, ni viene de hace 100 años. La hicimos nosotros cuando yo estuve en la Alcaldía la vez pasada y no tiene ningún mérito arquitectónico especial de ningún tipo y el Ministerio de Cultura la aprobó”. Leyendo estas declaraciones, me queda claro, señor alcalde, que a usted le han mentido.

Cuatro renglones, tres mentiras. Lo que a usted le han hecho creer que es la acera es la alameda principal original del Parque Nacional y no la diseñó un arquitecto famoso, fueron dos, Pablo de la Cruz, uno de los proyectistas de los edificios públicos y privados más importantes de ese momento en Colombia, por ejemplo Villa Adelaida y el hospital San Juan de Dios en Bogotá y en Manizales el Palacio Nacional entre muchos otros, y también está ligado a este proyecto el internacionalmente reconocido urbanista Karl Brunner, sin cuyo concurso en su calidad de director de Urbanismo de Bogotá se hubiese podido construir ningún proyecto urbano en la ciudad.

Anexo el plano original.

 
 

Tampoco viene de hace cien años, pero sí de hace 85 que fue cuando se inauguró el parque, como consta en la placa que está instalada en la alameda que a usted le han hecho creer que fue obra de su primera administración.

 
Aerofotografía del Parque Nacional, 1943
Instituto Geográfico Agustín Codazzi.

Y claro que tiene un gran mérito arquitectónico. Es una obra fundamental en el proceso de modernización de la ciudad, en la que se ven estilos muy representativos de la arquitectura moderna y art decó características de la época en Europa y otros países; lo dice su declaratoria como Bien de Interés Cultural de la Nación : “… la parte baja del Parque Nacional Olaya Herrera de Santafé de Bogotá es el primer parque proyectado a escala urbana para la ciudad, de acuerdo con los diseños de los arquitectos Karl Brunner y Pablo de la Cruz, hacia 1930, paralelamente por poseer un plan que mezcla los conceptos del jardín inglés, francés y japonés, se mantiene históricamente como hito urbano y es punto de encuentro y recreación para la población capitalina”.

En cuanto a que “La hicimos nosotros cuando yo estuve en la Alcaldía la vez pasada”. Lo que se hizo --dicho sea de paso, sin que se hayan pedido los respectivos permisos al Ministerio de Cultura para esta intervención-- fue enchapar el piso de la alameda en piedra muñeca.

 
Alameda Principal sobre la carrera séptima, con la que lo quieren confundir diciéndole que es un andén construido en su primera administración y qué será reemplazada por una calzada de tráfico mixto.
Enrique Uribe

Lo único cierto de lo por usted dicho, es que fue aprobado por la exministra de Cultura Mariana Garcés en sus últimas horas hábiles como funcionaria, en un acto a todas luces prevaricador y que es lo que tiene detenida la licitación mientras la justicia lo precisa.

Noto también, señor alcalde, que no solamente le han mentido, sino que le han ocultado información, pues no habla usted de la estación de Transmilenio Tipo T2 --que son las más grandes del sistema, con más de 30.000 usuarios día-- que se proyecta instalar a todo lo largo de su frente sobre la carrera séptima, en el espacio que se ha definido como área de influencia según el Decreto 1359 del 2013 del Ministerio de Cultura.[1] Qué no solamente deteriorará el espacio público y el Bien de Interés de Interés Cultural, sino también al sistema mismo de transporte, al instalar una estación de buses en donde no está la demanda, porque como dice el acta del 8 de marzo del 2018 del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, en donde se requiere, “no cabe”.

Con todo respeto, señor alcalde, me permito copiarle dos planos que visiblemente usted desconoce, el primero, el Parque Nacional tal como como ha estado en los últimos 85 años y el segundo tal como lo propone el proyecto de Ingetec.

 
En línea punteada el área que intervendrá el proyecto de Transmilenio.
Ingetec
 
Proyecto del paso del Transmilenio por el Parque Nacional.
Ingetec

Queda claro que el parque será mutilado, mutilación que se ha defendido con el argumento de que el parque no pierde su carácter, es decir que sigue siendo parque. Seguro, como la manzana de Apple, que a pesar de estar mordida, es innegable que sigue siendo una manzana. Tal vez si no tuviera el mordisco no sería de tanta recordación. La diferencia con el Parque Nacional es que siempre lo conocimos íntegro. No, no lo imaginamos ni lo queremos mordido ni tampoco invadido por una estación de buses.

De usted atentamente,

Enrique Uribe Botero.


[1] Está comprendida por cien metros lineales contados a partir de la finalización del área afectada.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

¿Quién está en la Luna?

La relevancia de la sociología