Por: Carolina Botero Cabrera

Ciberacoso, amenaza el Internet Libre

La encuesta de Pew Research sobre ciberacoso es alarmante, 40% de los estadounidenses han sufrido ciberacoso. Sin datos criollos, también hay que reconocer una tendencia local que de no enfrentarse estratégicamente nos privará del Internet que conocemos.

La encuesta muestra dos tipos de ciberacoso: uno de insultos y descalificación que, de tan frecuente, se naturalizó (como en las paredes de baños públicos) y otro más fuerte -relacionado con amenazas fÍsicas, acoso sexual, acechamiento o persecución obsesiva, etcétera- que alcanza al 18% de los usuarios de Internet. Las víctimas de los primeros no reportan mayor daño, mientras que las de los segundos si reportan afectación.

 

El ciberacoso es más frecuente en adultos jóvenes entre 18 y 29 años y particularmente en mujeres entre 18 y 24 años. Contra los hombres es más frecuente usar sobrenombres ofensivos e insultos para avergonzarlos, mientras que contra las mujeres prima el de carácter sexual. Ocurre con mayor frecuencia es en redes sociales.

Hasta acá casi podemos decir que se veía venir, pero, el problema es que si la experiencia de las personas en Internet es la de un espacio de amenazas, seguramente la red se llenará de candados y cercas que no permitirían un pleno ejercicio de derechos en el entorno digital. Esto olvidará lo que dijo en 2011 el Relator para la Libertad de Expresión de la ONU sobre Internet como un espacio que permite a las personas expresarse libremente, acceder a información y que fomenta el pluralismo y la divulgación de información. Ignorar los insultos como ignoramos los escritos en un baño no es tan complicado, pero aceptar la naturalización de los segundos es inaceptable. Debemos trabajar en educación y sanción social que evite su crecimiento de lo contrario lo que nos espera es represión y criminalización de todos en las redes, nos espera silencio.

Ñapa. Desde el Hacker Space de Bogotá (al que pertenezco) empezó un crowdfunding de una herramienta abierta que adiciona Wi-Fi y bluetooth a las cámaras para publicar y guardar fotos al instante en otro lado (nube o usb por ejemplo). Se llama Lumera y pienso en un reportero gráfico en medio de una protesta enviando su material al instante.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Carolina Botero Cabrera

La treintañez, la brecha digital y de género