Por: Óscar Alarcón
Macrolingotes

Claudia López, ¿alcaldesa?

Muchas posibilidades tiene Claudia López de ser la primera alcaldesa de Bogotá por elección popular. Ya lo fue Clara López por encargo. El hecho de haber sido escogida por una encuesta demuestra la aceptación que tiene en la capital, a pesar de que no tiene experiencia administrativa distinta de haber trabajado en la primera administración de Peñalosa, cuando era joven y no muy de izquierda.

Las mujeres en el mundo han venido posicionándose en el manejo del Estado. El Reino Unido ha estado a la vanguardia en ese aspecto, cuando en dos oportunidades ha estado manejado no por una sino por dos mujeres. La reina Isabel ha compartido el Ejecutivo con Margaret Thatcher y ahora con Theresa May.

Al Reino Unido también se le debe la evolución del voto, porque en el siglo XIX el sufragio era censitario y masculino. Solo podían ejercerlo hombres con alguna cultura y que tuvieran bienes. En 1868, por iniciativa de los tories (Partido Conservador británico), se extendió a los artesanos y a los trabajadores de las ciudades; en 1872 se estableció el voto secreto; en 1884 se les dio el voto a los obreros de los condados y de las pequeñas ciudades, siempre que tuvieran casas.

Al iniciarse el siglo XX, la batalla, encabezada por Mrs. Pankhurst, fue lograr el voto para la mujer. En 1918 se consagró el principio del sufragio universal masculino y se introdujo al mismo tiempo y por primera vez el voto femenino. El ciclo en el Reino Unido concluyó en 1928, cuando se estableció la igualdad del voto para el hombre y la mujer.

En Colombia, el voto a la mujer se lo otorgó la Asamblea Nacional Constituyente del general Gustavo Rojas Pinilla, por el Acto Legislativo número 1 de 1954, pero solo lo ejerció en el plebiscito de 1957.

¿Llegará Claudia López a ser la primera alcaldesa de Bogotá? Es posible. Y mientras tanto nos preguntamos: ¿para dónde cojea Navarro?

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón

Mike, periodista del siglo

De la mula al avión

Auxilios parlamentarios

Regreso al estado de sitio

La presión a las cortes