Publicidad
5 Dec 2021 - 12:10 a. m.

Consejo de vastagos, delfines y líderes

Una pareja de amigos recién casados me compartió una foto a la entrada del hotel en el que se hospedan en Cartagena, pero más que sus rostros felices me llamó la atención una valla cipotúa que corona el edificio y que con los logos del Partido Liberal publicitaba: “Joven vota liberal”, “Renovación ahora o nunca” y bien grande “CARTAGENA el 5 de diciembre vota por la esperanza. Reparé en el cartel porque a mi instintiva capciosidad le intrigaba el que un Partido político tradicional invirtiera en la contienda electoral de los consejos de juventud carteles tan costosos como los que publicitan a sus candidatos de las ligas mayores.

Supongo que los clanes politiqueros desde ya están tramando cooptar los Consejos de juventud en ciernes, ora porque los presupuestos municipales harán vinculantes las propuestas del cabildo joven, ora porque las alcurnias jerárquicas usarán los Consejos de Juventud como instancia propicia para entrenar a los delfines, también los caciques politiqueros, de toda índole ideológica, se apuran a posicionar sus vástagos para no dejar nudos sueltos en su red de dominio.

De suerte que no faltan las ruedas sueltas, estudiantes con carisma y credibilidad, lideresas y líderes de barriada, además de adalides y/o voceros bisoños, mejor decir precoces, de causas sectoriales. De hecho, fue la juventud sin partido la vanguardia de protestas en las manifestaciones qué durante el histórico Paro Nacional en noviembre del año pasado estremecieron el estamento y las conciencias, y obligaron a que el gobierno se apurara en decretar pronta fecha para las elecciones de los Consejos de Juventud en todos los municipios del país, lo cual se había propuesto en 2019 y establecido en la Ley 1622 de 2013.

A buena hora y con justa pertinencia se asume esta instancia para cabildantes jóvenes. El perfeccionamiento de las democracias se da en tanto más inclusiva y plural sea la participación ciudadana en la gobernabilidad. Pero, dado que estos consejos serán pioneros en un modo de participación democrática sin antecedentes pueden adolecer de las mismas patologías de la tradición politiquera, máxime cuando las castas plutocráticas han asumido que es a ellos a quienes les corresponde la participación democrática y la gobernanza, que por siglos se han transmitido de generación en generación como una herencia nobiliaria. Por lo mismo las poblaciones pobres no han tenido opción de acceder al poder, menos han recibido oficialmente instrucciones, prácticas ni formación en su derecho constitucional a la participación democrática. Los liderazgos sociales en Colombia se generan casi que espontáneamente en comunidades y grupos que desde el abandono y las injusticias sociales, a pulso, toman consciencia de su realidad y de la necesidad de manifestarse, de protestar, de exigir, para reivindicar su dignidad ciudadana y para que se les restituyan sus derechos constitucionales.

La Registraduría validó 1.836 listas de jóvenes independientes integradas por 11.919 candidatos, divididas de la siguiente manera: 5.900 mujeres y 6.019 hombres. En cuanto a los partidos o movimientos políticos con personería jurídica, presentaron 3.219 listas integradas por 17.708 candidatos, de los cuales 8.828 son mujeres y 8.880 son hombres. Por último, precisaron que los proceso y prácticas organizativas de las Juventudes en los que se encuentran la población LGBTI y las Juntas de Acción Comunal, presentaron 1.268 listas con 6.025 candidatos de los cuales, 2.993 son mujeres y 3.032 son hombres.

Faltan allí los discriminados de siempre, los jefes de barras y parches underground, los adalides de combos insumisos, los jóvenes habitantes de calle con talento y carisma para líderes, pero no valorados ni cultivados por las entidades responsables de asistirlos y acogerlos en centros e institutos oficiales.

Si en verdad los gobiernos municipales se propusieron la inclusión plena de las ciudadanías informales, emprendería su formación y entrenamiento en la participación democrática, pues la dignidad ciudadana se concreta cuando cada habitante se reconoce con voz y voto vinculante en las decisiones colectivas.

Síguenos en Google Noticias