Publicidad

K-pop

Aldo Civico
19 de septiembre de 2023 - 02:05 a. m.

Ah, el mundo caleidoscópico del K-pop, una sinfonía palpitante de ritmo, color y desafío cultural que barre el globo como un tsunami, sin dejar costa sin tocar. Mi coqueteo con este fenómeno comenzó de manera lo suficientemente inocua con “Gangnam Style” de PSY, pero fue una entrevista reciente con la fallecida escritora italiana Michela Murgia lo que abrió la caja de Pandora para mí. Murgia, ávida aficionada de BTS, elogió el lirismo rebelde que desafía las representaciones dominantes de la autoridad y resiste las normas convencionales. Me intrigó y así comenzó mi descenso por este agujero de conejo.

Desde boy bands como H.O.T. y Shinhwa hasta grupos de chicas como S.E.S. y Fin.K.L., el K-pop, tiene una historia rica en debuts internacionales. Pero son los ídolos de la generación actual, como BTS, EXO y BLACKPINK, los que han trascendido verdaderamente las barreras culturales y lingüísticas. El atractivo visual de estos ídolos, combinado con su estilo musical, ha creado una experiencia electrizante que resuena en todo el mundo. Pero, más allá de la música y las coreografías, el K-pop se ha convertido en un movimiento global. Según estudios académicos, ofrece un espacio discursivo para que los jóvenes afirmen su identidad y resistan el conservadurismo de las generaciones mayores. Un ejemplo es el mencionado grupo BTS.

De hecho, este grupo es mucho más que un espectáculo visual deslumbrante. Sus letras resuenan profundamente, especialmente con las generaciones más jóvenes, ofreciendo un mensaje de identidad y resistencia. A través de metáforas y simbolismos, BTS alienta a los oyentes a encontrar valor en sí mismos y desafiar las nociones convencionales de autoridad y éxito. En canciones como “N. O”, por ejemplo, critican el sistema educativo y cuestionan las métricas convencionales de éxito.

La onda expansiva del K-pop ha llegado también a América Latina, conquistando corazones en México, Brasil y más allá. En varias ciudades de Colombia ya existen estudios que enseñan las coreografías del K-pop a niños y adolescentes. En un continente tan rico en patrimonio musical y cultural, el K-pop está encontrando un espacio propio, resonando con jóvenes que buscan formas de expresión más allá de las estructuras y normas tradicionales. Es una señal más de su poder para conectar a personas de diferentes culturas y antecedentes en torno a temas universales de identidad y resistencia.

En un mundo cada vez más globalizado, el K-pop se ha convertido en una de las fuerzas culturales más potentes de nuestro tiempo. No creo se trate solo de una moda pasajera, sino de un fenómeno que refleja las aspiraciones, luchas y esperanzas de una generación que está redefiniendo los parámetros del éxito y de la identidad. Así que, la próxima vez que escuches los ritmos hipnóticos del K-pop, recuerda que estás siendo testigo de un amplio fenómeno cultural con el cual millones de jóvenes en todo el mundo se están sintonizando.

Temas recomendados:

 

Magdalena(45338)20 de septiembre de 2023 - 12:13 a. m.
Voy a intentar ver esta nueva expresión artística,pues no he tenido el placer.
Pelagato(41805)19 de septiembre de 2023 - 01:37 p. m.
El KPop es un movimiento meramente comercial. Para llegar a los adolescentes se debe vender un poco de rebeldía e identidad. Es la receta que siempre se ha usado y es el mejor negocio en la industria musical. No veo nada novedoso o muy valioso en esto.
Atenas(06773)19 de septiembre de 2023 - 01:04 p. m.
Buenooo, no está de más conocer sobre cómo se mueve el mundo en ciertas cosas q’ son propias de gocetas. ¿Cómo es q’ dice Desiderata? Ah, sí ..”y escucha a los demás…..también ellos tienen su propia historia..”. Qué bien conocer de esos jirones de vida.
leunamuno(9808)19 de septiembre de 2023 - 11:08 a. m.
Su ilustrativa columna, hoy, luce esperanzadora. Gracias.
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar