Publicidad

Matar a un elefante

Alejandro Gaviria
31 de mayo de 2008 - 07:02 a. m.

“MATAR UN ELEFANTE” ES UN PEQUEño ensayo, de apenas tres páginas, que narra un incidente autobiográfico vivido por el autor, el escritor inglés George Orwell, cuando fungía como soldado del imperio británico en Birmania.

Un guardia imperial acude, por órdenes de su superior, a un pequeño caserío donde un elefante domesticado había sembrado el pánico entre la población nativa. A la llegada del guardia, el elefante parece ya aplacado y descansa apacible a unas pocas cuadras del centro poblado. Con el rifle en su mano, el guardia se dirige hacia el animal, seguido por una multitud expectante. En el trayecto, el guardia se da cuenta de que el peligro ha pasado, y piensa, sin decirlo, que matar al elefante sería un atentado contra la naturaleza y la economía del lugar. Pero la multitud reclama una exhibición de poder imperial. El guardia, convertido en un títere propicio de miles de nativos desarmados, aprieta el gatillo. El elefante permanece erguido unos cuantos segundos —“una inmensa senectud parece caer sobre él”— y luego se desploma. El guardia le propina, entonces, dos tiros de gracia y se retira en silencio.

Este ensayo ha sido interpretado en varias ocasiones como una crítica al imperialismo, a los extravíos de un poder abusivo y vacío al mismo tiempo. El escritor mexicano Jesús Silva–Herzog, en un ensayo publicado hace un año en la revista Letras Libres, propuso una interpretación distinta del ensayo de Orwell. En opinión de Silva, “Matar un elefante” es ante todo una “metáfora de los sobornos de la simpatía”. El guardia actúa en contra de sus convicciones porque cae en la trampa del aplauso. “Los birmanos pedían sangre –escribe Silva– y el oficial responde entregándoles un enorme cadáver. Más que desnudar al imperialismo, Orwell retrata la mecánica corruptora que después habría de combatir toda su vida: la intimidación del halago, las trampas de la adhesión”.

Las trampas del aplauso nos afectan a todos. El halago es intimidatorio. El chantaje del aplauso es eficaz. Irresistible, muchas veces. No es difícil, por ejemplo, detectar en los columnistas de prensa, en los opinadores consuetudinarios, una frase o un cometario suelto en el cual niegan o exageran sus convicciones con el fin de escuchar el aplauso silencioso pero visible de los cibernautas. Los profesores universitarios, según una investigación reciente, reducen deliberadamente la dificultad de las pruebas con el objeto de aumentar su popularidad o de conseguir una mejor nota en las evaluaciones de fin de semestre. El cortejo del favor popular conduce a la peor forma de traición, a la traición a uno mismo.

El ensayo de Orwell permite, además, construir una crítica a la vida pública (a los protagonistas de la política) basada no tanto en la ética, como en la estética. El jueves en la tarde, después del rescate del niño Joel Paolo, el alcalde de Bogotá acudió puntual a las oficinas de la Policía, atraído por el eco irresistible del aplauso popular. La semana anterior, el Ministro de Defensa decidió revelar un secreto militar, empujado también por las perspectivas del halago público. Los políticos persiguen las cámaras con la intensidad obcecada de las mariposas nocturnas. Pero no lo hacen por instinto. En las trampas del aplauso, se cae con pleno uso de razón.

 En la política colombiana, los elefantes no sólo son invisibles: son también asesinados casi todos los días. Los sobornos del dinero conviven, aquí como en muchas partes, con los irresistibles sobornos de la simpatía.

* Economista./ agaviria.blogspot.com

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar