Publicidad
30 Aug 2022 - 5:30 a. m.

El cangrejo sabanero que no come concreto

Hojas sueltas

Un pequeño animal de agua dulce, en grave riesgo de extinción, se ha venido convirtiendo en el peor enemigo de las voraces constructoras que tienen intereses en el Polígono 2 de Expansión Urbana en La Calera. Se trata del cangrejo sabanero (Neostrengeria macropa). Una especie endémica que apareció como caída del cielo el día en que funcionarios de la CAR verificaban la presencia de especies y ecosistemas en la quebrada La Innominada, un cuerpo de agua que tiene en suspenso un ambicioso proyecto de la polémica constructora Arquitectura y Concreto sobre el cual escribí una columna hace casi un año.

En ese entonces les conté cómo esta empresa, amangualada con funcionarios del municipio y de la CAR, buscaba desaparecer la quebrada de los planos hidrológicos del Instituto Geográfico Agustín Codazzi, con tan mala suerte para los ingenieros, que un acucioso ingeniero español, Máximo González, logró identificar las cartografías y defender la existencia de esta quebrada como un cuerpo de agua natural y no un canal artificial, como lo han querido caracterizar para continuar con el proyecto de urbanización denominado Bosques de La Calera.

Aparecido el cangrejo sabanero, Máximo González pidió un concepto científico a la reconocida profesora de la Universidad Nacional Martha Helena Rocha de Campos, quien conceptuó: “En el municipio La Calera, el Polígono de Expansión Urbana N. 2 es una zona rica en recursos hídricos, particularmente nacederos, y constituye el hábitat natural de la especie Neostrengeria macropa, «cangrejo sabanero». Esta especie fue considerada en la evaluación que efectuaron Campos & Lasso, 2015, clasificándola como especie amenazada en categoría de «En peligro». Esta información fue reportada al Ministerio de Ambiente y la especie se encuentra actualmente en la lista de especies amenazadas de Colombia”.

Asimismo, la académica explicó que es una especie endémica de la cuenca del río Bogotá que no ha sido suficientemente protegida por las autoridades ambientales que no pocas veces “han favoreciendo la expansión urbana a expensas de la protección de los ecosistemas”, y que uno de esos recursos ha sido, como en este caso, establecer “como antrópicos los recursos hídricos naturales, para permitir su canalización o el desarrollo de construcciones sobre los mismos, lo cual afecta en particular a los cangrejos sabaneros”. El concepto de la profesora fue adjuntado a un derecho de petición en que se le pide al Ministerio de Ambiente claridad sobre la presencia del cangrejo en este sector y sobre los mecanismos de protección de esta especie. A lo que el Ministerio contestó enfáticamente que esta especie está en peligro y debe ser protegida.

Estos dos conceptos se suman al voluminoso dossier que González ha alimentado para proteger las quebradas de La Calera de las urbanizadoras. En este paquete ya reposan las maniobras para desaparecer la quebrada, que, adicionalmente, contó con un informe técnico de la CAR que utilizó la plancha geológica de Villeta para ocultar la presencia de La Innominada, entre otras cuestionables gestiones de la autoridad ambiental en este caso. Una situación que no causa sorpresa ya que Arquitectura y Concreto ha dado muestras de valerse de relaciones con políticos para concretar sus proyectos. Su cercanía con el cuestionado senador Juan Diego Gómez y su hermano dejó rastro en la negociación de bienes incautados al narcotráfico bajo la administración de la Sociedad de Activos Especiales (SAE).

En estos términos avanza la defensa de los recursos hídricos en un municipio paramuno en el que mucho llueve pero que no cuenta ni con acueducto propio para darle autonomía en tiempos de verano ni con el manejo de aguas residuales, puesto que, por décadas, las autoridades ambientales y municipales se han dedicado a pavimentar los negocios de las constructoras y no a proteger la riqueza hídrica y ecosistémica de las montañas calerunas, que al final son la única riqueza de la gente.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.