Publicidad
19 Jul 2022 - 5:30 a. m.

Jugaditas de última hora

Hojas sueltas

Con la cuenta regresiva a sus espaldas, los funcionarios del anémico gobierno de Iván Duque están dedicados a hacer de las suyas hasta el último minuto. No sorprende en lo mínimo, pues si en algo se especializaron en estos cuatro años de usufructuar el poder fue en asestar jugaditas de último minuto, de esas que le encantan al saliente senador Ernesto Macías. Algunas groseras pero inocuas, otras costosas y malintencionadas, pero ninguna como la que viene urdiendo la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, en los sótanos por donde se les metió Memo Fantasma a la casa. En las últimas semanas la vicepresidenta está dedicada a presionar a los funcionarios de su despacho y a los de la Agencia Nacional de Infraestructura para que quemen las naves y antes de que caiga el telón adjudiquen la licitación para la ampliación del Canal del Dique.

Se trata de una ambiciosa y polémica obra de ampliación del Canal del Dique, que conecta el río Magdalena con la bahía de Cartagena. La licitación, que pretenden entregar en voz baja antes del 7 de agosto, tiene un valor de $3,2 billones y tendría enormes costos sociales, ambientales y para la memoria histórica de los miles de víctimas de desaparición forzada, cuyos restos aún son buscados a lo largo de los 115 kilómetros de sus aguas. También tendría fuertes afectaciones para las familias de pescadores que trabajan en las ciénagas que les han servido de sustento y refugio desde los tiempos en que huyeron del esclavismo.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.