14 Jan 2022 - 5:30 a. m.

Irreparable

Javier no asistió a las ceremonias de grado de sus hijos, ni presenció el proceso que los convirtió en odontólogo, ingeniero financiero y veterinario: “A Dios gracias, con el esfuerzo inmenso de mi señora y con el juicio que tienen mis hijos, logramos acceder a la educación. Estoy feliz porque veo cómo han salido adelante sin la presencia del padre. Desde el encierro, fui el mejor padre que pude”*, dice con la voz quebrada.

El martes, Javier de Jesús Cadavid Palacios salió de su celda de La Paz, en Itagüí. En 2009, fue condenado a 23 años de prisión por extorsión agravada y enriquecimiento ilícito. Se le vinculó con el Frente 47 de las Farc. Durante 12 años y cinco meses ha clamado su inocencia, ahora lo seguirá haciendo en libertad condicionada, beneficio que le otorgó la Sala de Amnistía o Indulto (SAI) de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Recibe alertas desde Google News