Publicidad
10 Aug 2022 - 5:30 a. m.

Los rigores del cambio

Empezaron los cuatro años del gobierno de Gustavo Petro, de modo que a partir de esta semana los ciudadanos, petristas y no, mediremos su clara vocación de cambio en varios aspectos de la vida colectiva. El discurso leído por el presidente durante la inauguración, que tuvo que esperar a que le llevaran la espada de Bolívar, fue elocuente y equilibrado, con decálogo incluido. Por razones de espacio voy a centrarme en tres temas que, sí o sí, serán la medida del éxito o del fracaso del nuevo gobierno.

El primero es el tema agrario. Está muy claro que en Colombia tanto la distribución de la tierra, como su productividad, uso y costo impositivo son vergonzosos. Pero, ojo, darles tierra a campesinos pobres e indígenas es apenas un paso. Resulta esencial, además, lograr una mayor producción, tanto en área como en variedad de cultivos. Desde luego que se deben aumentar las hectáreas y la productividad del maíz amarillo y de la soya, aunque no basta con producir parte de lo que el país importa, sino que se tienen que aumentar y diversificar mucho las exportaciones. La lista de productos tropicales en los que Colombia tiene producciones bajas o minúsculas es penosa: té, cacao, vainilla, frutas, caucho, bambú.

Un segundo retó será el anunciado viraje radical en la guerra contra las drogas, que puede ser progresivo. Hay que legalizar la marihuana recreativa ya, creando una industria que pague una justa carga impositiva. Además, no existe razón para perseguir los cultivos de coca de menos de 10 hectáreas, por dar una cifra. Los más grandes se pueden erradicar de forma mecanizada, sin asperjarlos de veneno. Sin embargo, el área sembrada no es el motor del narcotráfico, digan lo que digan los gringos: el motor es el paso de la cocaína por las fronteras. Ya se sabe que el 70 % sale por el océano Pacífico, de modo que volver al comandante de la Armada un zar antidroga y dotarlo de instrumentos represivos suficientes, como lanchas rápidas, buques, helicópteros y aviones, podría hacerle una gran mella a la exportación del alcaloide. Dicho esto, nunca ha habido una verdadera escasez de cocaína en el mundo, de suerte que los países hoy gobernados por la izquierda podrían emprender colectivamente el camino de la despenalización y que cada adulto decida qué consume. Lo que se necesita a cambio son centros de tratamiento y campañas contra el consumo, parecidas a las muy exitosas que ha adelantado el primer mundo contra el tabaco.

En paralelo, genera bastantes dudas el plan de la supuesta “paz total”, frase rimbombante pero vacua. Si hemos de hacer una comparación con México y con Chile, suavizar las medidas contra las bandas armadas y los narcotraficantes lo que allá ha logrado es envalentonarlos. Ojalá aquí no se repita este resultado funesto.

“Progresismo” es una palabra a la que se le debe vigilar el contenido. Decir que algo contribuye al progreso no significa nada de por sí. ¿Es progresista entregar la importante cartera del trabajo a un sector radical como el que representa Gloria Inés Ramírez?

En fin, yo no voté por Petro, si bien me gustaría que tuviera éxito en los mencionados aspectos cruciales de su gestión. Eso sí, será necesario ponernos bíblicos y decir lo obvio: por sus frutos los conoceréis. Cabe esperar que se use mucho el espejo retrovisor, el cual con el paso de los meses devolverá una imagen cada vez más borrosa. A lo que tocará estar atentos es a lo que el gobierno haga o no.

andreshoyos@elmalpensante.com

Síguenos en Google Noticias

Temas relacionados

Gobierno PetroGustavo Petro
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.