Publicidad
6 Aug 2022 - 2:00 a. m.

Columna de Andrés Marocco: El último baile

Andrés Marocco

Andrés Marocco

Analista deportivo

Hay una frase que ha hecho carrera y se utiliza cuando un partido es injusto en su marcador. “El fútbol no es de merecimientos”. Claramente no lo es y menos en esta época donde vemos conjuntos que se dedican a aguantar y basan su estrategia en hacer daño cuando recuperan la pelota sin necesidad de tenerla la mayor parte del tiempo. El rival hace todo por ganar, posesión, variantes, intensidad, juega bien, pero no logra convertir y en la única que tiene el que menos trabajó por el triunfo, el que menos “mereció”, se lleva los tres puntos. Estoy de acuerdo con esa premisa en la cancha, pero no tanto con lo que está pasando con algunos talentos que lo han dado todo y nos han deleitado por años y hoy o están sin equipo o parece que no los quiere nadie.

Esencialmente me refiero a Cristiano Ronaldo. En qué cabeza cabría hace cinco años que a uno de los dos extraterrestres, el otro es Messi por si las moscas, le esté costando sostener su presente en el Manchester United.

Erik Ten Hag el técnico de los Red Devils, había dicho iniciando esta semana que por ahora no contaría con él. El goleador portugués no ha logrado los mismos números de su primera etapa en el club, ni mucho menos los de sus mejores épocas en el Real, pero tampoco pasó en blanco y tuvo buenas actuaciones la temporada pasada en un plantel bastante normal a decir verdad. Se han convertido en un animador más de la Premier, que se contenta con ir apenas a las copas continentales y que no pelea el título local.

El Bicho ha hecho 815 goles como profesional, es un matador que se ubica en todo el frente de ataque, aunque preferiblemente parte desde tres cuartos de cancha hacia el centro, tal vez el mejor cabeceador de la historia, con una técnica de salto impresionante que le permite elevarse a veces hasta cuerpo y medio por encima de sus rivales. Ha conseguido los títulos más importantes de Europa tanto en clubes como con selección y fue el primero en protagonizar un traspaso millonario cuando llegó al merengue.

Su caso se parece al de nuestro querido pero venido a menos ídolo James Rodríguez en cuanto que no se quieren bajar el sueldo bajo ninguna circunstancia y este detalle lo hace más caro a pesar de sus grandes estadísticas para el mercado actual. Sumado que no goza de la mejor fama dentro del vestuario. Su autoexigencia y poco compañerismo lo ha convertido en un ser bastante difícil de querer. Además nunca se ha medido para sentar su posición pública de los problemas de los planteles donde ha trabajado. A pesar de que el D.T. neerlandés en las últimas horas ya está ablandando su posición intransigente y parece le bajó la molestia sobre la conducta del internacional luso por haberse retirado de Old Trafford antes de que terminara el amistoso contra el Rayo Vallecano hace días y querría contar con él, la orden a su paisano Jorge Mendes de parte de CR7 sigue siendo la de buscarle un equipo que tenga Champions y que le mantenga el salario. No se puede pensar en que nos quiten el placer de disfrutar los últimos años que le quedan de fútbol al más alto nivel a semejante crack.

Ni Cristiano ni los aficionados lo merecemos.

🚴🏻⚽🏀 ¿Lo último en deportes?: Todo lo que debe saber del deporte mundial está en El Espectador

Andrés Marocco

Por Andrés Marocco

Periodista javeriano. Radioactiva, 88.9, 40 Principales, Caracol Radio. Dementes Deportivas, Telepolémica, Pelotas. Hoy en ESPN. Bumangués, del leopardo.
Síguenos en Google Noticias