14 Oct 2021 - 5:00 a. m.

Violencia electoral en Colombia a cinco meses de las elecciones al Congreso

Ariel Ávila

Ariel Ávila

Columnista

A cinco meses de que se lleven a cabo las elecciones al Congreso de la República, ya se registran 79 víctimas de violencia electoral en 62 hechos asociados. Desde el pasado 13 de marzo de 2021, fecha que marcó el inicio del calendario electoral, hasta el 7 de octubre, cada ocho días se contabilizan tres víctimas de violencia político-electoral en Colombia en el Sistema de Información de la Fundación Paz & Reconciliación (SIPARES), excluyendo los hechos perpetrados contra líderes y lideresas sociales¹.

Los hechos

Durante los primeros siete meses del calendario electoral (13 de marzo - 7 de octubre del 2021), la Fundación Paz y Reconciliación registró 62 hechos violentos que han dejado un saldo de 79 víctimas, con dos picos importantes en junio y septiembre, siendo los meses más violentos en lo que va del monitoreo realizado.

Estos hechos abarcan 21 departamentos del territorio nacional mas el Distrito Capital, y se concentran en Valle del Cauca (11), Antioquia (6), Magdalena (5), Norte de Santander (4), Cauca (4), Atlántico (4) y Caquetá (4). Asimismo, es importante mencionar que el 52% del total de las víctimas se concentran en Valle del Cauca (11), Norte de Santander (10), Antioquia (6) y Magdalena (6).

En menor proporción, los siguientes departamentos que registran víctimas son: Atlántico (4), Caquetá (4), Cauca (4), La Guajira (4), Bogotá (4), Bolívar (3), Cundinamarca (3), Nariño (3), Tolima (3), Arauca (2), Cesar (2), Chocó (2), Córdoba (2) y Putumayo (2); Huila, Meta, Santander y Sucre registran cada uno (1) víctima.

Llama la atención que, en comparación con las víctimas registradas en los primeros informes del 2019, vuelven a aparecer Valle del Cauca y Antioquia en los lugares de mayor riesgo.

Las víctimas

Cabe resaltar que, del total de 79 víctimas, 68 han sido amenazadas y 11 han sido asesinadas.

Sobre esto hay que decir que los perfiles más victimizados han sido los funcionarios públicos de elección popular (43%). Dentro de este segmento, los concejales han sido de los más afectados, con 12 casos; les siguen 11 alcaldes, 4 gobernadores, 3 ediles, 2 diputados, 1 representante a la Cámara y un 1 senador. El segundo perfil más victimizado es el de periodistas, con 7 casos; luego se encuentran miembros de partidos políticos, con 5 casos; y en cuarto lugar se encuentran los secretarios de Gobernación con 4 casos.

Se debe decir que llama la atención que existe, también, una violencia significativa contra aquellas personas que son servidoras públicas o denunciantes de corrupción.

1. Contra los partidos de gobierno se registraron 28 hechos que dejaron 32 víctimas.

2. Contra partidos de oposición se registraron 12 hechos que dejaron 16 víctimas.

3. Contra partidos independientes se registraron 4 hechos que dejaron 4 víctimas.

4. Finalmente, debido a que en el seguimiento se registran funcionarios públicos y periodistas, no es posible asignarles una coalición oficial, por lo que en 21 hechos hubo 27 víctimas a las que no fue posible identificarles una alineación partidista.

A nivel de partidos, de aquellas víctimas que tienen una filiación partidista (60), las cifras están concentradas en partidos alternativos emergentes (a excepción del Partido Liberal, que tiene el 13%), siendo los miembros del Partido Alianza Verde (15%), Colombia Humana (12%) y MAIS (8%) los más victimizados.

En esta etapa preelectoral los hechos victimizantes se registran en 21 (65,6%) de los 32 departamentos de Colombia, más el Distrito Capital. Dado el número de hechos, no es posible identificar sistematicidad contra alguno u otro sector en el territorio nacional. Sin embargo, sí es posible afirmar que existen algunos casos de violencia puntuales que están asociados a la fuerte presencia de grupos armados organizados.


[1] El informe registra hechos victimizantes en contra de funcionarios públicos, precandidatos, candidatos, militantes políticos, autoridades indígenas y denunciantes de corrupción. Se excluyen a las personas líderes y defensoras de derechos humanos dado que Pares realiza un especial periódico dedicado exclusivamente a esta población.

Comparte: