Publicidad
5 Jun 2022 - 5:30 a. m.

Pensiones privadas en China

El Consejo de Estado de China, “con el consentimiento del comité central del partido”, acaba de tomar la decisión de poner en marcha un amplio sistema de ahorro individual, manejado por el sistema financiero, para atender el grave problema pensional originado en el rápido envejecimiento de la población.

Como la tasa de natalidad es bajísima, se está reduciendo la fuerza laboral y aumenta rápidamente la gente mayor de 60 años. En la actualidad, dicha población constituye el 10 % del total, pero en 20 años llegará al 28 %, un número de personas superior a todos los habitantes de Estados Unidos. Como en otros países, a este problema se suma la prolongación de la esperanza de vida de la población china, lo cual crea una enorme presión sobre la salud y el actual sistema de pensiones.

Este sistema está constituido por tres pilares. El primero y el principal, que cobija a cerca de mil millones de personas, está basado en pensiones no contributivas, que el Estado atiende con los impuestos generales. Según los expertos, este pilar es crecientemente inviable, puesto que, con el actual ritmo de envejecimiento de los chinos, el gobierno no tendrá los recursos fiscales para atender las pensiones de millones de personas que están llegando a la edad de retiro.

Los otros dos pilares, hasta ahora, son raquíticos. El segundo es un esquema de pensiones centrado en las empresas, con aportes de las firmas y de sus empleados. Tiene una bajísima cobertura y, debido a sus exigencias financieras, excluye a la mayoría de las compañías pequeñas y medianas. El tercer pilar, el de pensiones privadas, es muy pequeño. Su ampliación y fortalecimiento es el objeto de la reciente decisión del gobierno chino.

La puesta en marcha de un amplio sistema de ahorro individual comenzará en algunas regiones, donde se realizarán pruebas piloto, y tendrá varias características interesantes. Se permitirán cuentas de ahorro individual que podrán acumular hasta US$1.846 por año; para estimularlas, recibirán un tratamiento tributario preferencial y, a la muerte del titular, pasarán a sus herederos. El mecanismo de acceso al sistema será centralizado, pero las cuentas individuales podrán ser manejadas por administradores de activos privados, previa aprobación por parte de las autoridades.

Es evidente que, aparte de alimentar los ingresos de cientos de millones de personas retiradas del mercado laboral, el desarrollo del sistema de ahorro individual tiene el propósito de fortalecer el mercado de capitales chino y ampliar sus recursos de largo plazo.

Llama la atención el contraste entre la dirección que toman las reformas pensionales en China y la que se observa en Colombia. Mientras allá se trata de fortalecer el modelo de ahorro individual, acá se opta por la inmovilidad o, peor aún, según varios planteamientos públicos, por hacer que el grueso de las pensiones se atienda con recursos públicos, una ruta explosiva en términos fiscales.

Resulta infortunado que, hasta ahora, no exista un consenso alrededor de la propuesta que ha venido impulsando Fedesarrollo, la cual consiste en que el Estado garantice, en forma gradual, una pensión básica a toda la población (como el primer pilar chino) y que, en igualdad de condiciones, en pilares complementarios, existan pensiones basadas en ahorro individual, administradas por entidades públicas y privadas.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.