Publicidad
13 Mar 2022 - 5:30 a. m.

Un nuevo género

Ha surgido, en cuestión de pocos años, un nuevo género literario: las memorias de economistas destacados. A los muy leídos libros de Guillermo Perry y Rudi Hommes se sumó hace unos días la interesante autobiografía de Salomón Kalmanovitz, Ejercicios de memoria (Debate, 2022).

Los tres hacen parte de una generación de colombianos de orígenes, orientaciones y trayectorias diferentes que convergieron en algunos de los debates más importantes de las últimas décadas. Se trata de tres destacados intelectuales públicos, quienes a lo largo de sus carreras escribieron en libros, periódicos y revistas; debatieron en conferencias y foros académicos con posiciones diversas ante grandes problemas del país.

Las obras de Kalmanovitz y Hommes, verdaderos outsiders, son ricas en la descripción de su vida familiar, las historias de sus padres inmigrantes y su incorporación gradual a la vida colombiana. Ambos nos cuentan también acerca de sus años escolares, sus dificultades académicas, sus experiencias en universidades de Estados Unidos, sus novias y, más adelante, su complejo aterrizaje en la vida adulta. Perry, en cambio, aparece en su libro como un insider, siempre situado cerca del centro de la escena colombiana, mimado por la suerte y las circunstancias, dando señales desde el comienzo de su carrera profesional de estar destinado a alcanzar los primeros lugares de cuanta cosa intentara.

Entre tantas cosas, es interesante la interpretación que da Kalmanovitz sobre el origen de su prolongada militancia política, donde perseguía y encontraba ideales que justificaban sus luchas. Nos dice que ella nació como el resultado de cierto sentimiento de culpa y soledad, al parecer después de alejarse de la religión. Y el lector queda con la impresión de que muchos años después, ya de regreso, cuando se aparta de la política, se encuentra de nuevo, reconciliado, con los miembros de su congregación. (La relación entre el abandono de la fe y la militancia de izquierda es un tema interesante. Octavio Paz, en un contexto diferente, sugería que muchos jóvenes de América Latina abandonaron la iglesia de sus padres para abrazar, en grupos de izquierda, lenguajes y prácticas semejantes a las del catolicismo —el apego a ciertos textos sagrados y la guía de profetas, las conversiones, los cismas y las herejías de las distintas sectas—, eso sí, siempre con la convicción de que alcanzarían el paraíso a través de la lucha revolucionaria).

Hommes y Kalmanovitz nos hablan con franqueza de sus luchas, triunfos y fracasos, sus búsquedas, frustraciones y cambios de camino. Por su lado, Perry narra una vida siempre en ascenso, acompañada del éxito y la fama; en su memoria, con franqueza, no oculta una gran admiración de sí mismo, de sus innegables capacidades, sus logros y aportes, muchas veces con imaginación y, según sus numerosos colegas y compañeros de vida pública, con una cierta economía en el registro exacto y completo de los hechos.

El libro de Salomón es el testimonio de un gran profesional, que nos deja una obra académica importante y una serie de destacadas realizaciones en la docencia y en las políticas públicas en la Junta del Banco de la República.

Ante el interés que han suscitado estos libros, se debe esperar que en el futuro este nuevo género se siga enriqueciendo con las memorias y biografías de otros economistas.

Síguenos en Google Noticias