Publicidad
27 Aug 2021 - 5:00 a. m.

Julián Serna, filósofo: poetizar y pensar

Un filósofo que viaja desde el Big Bang hasta el multiverso, es decir los múltiples universos que existen simultáneamente. Que derriba el pedestal de Aristóteles y Platón por haber proclamado esencias y principios universales, en lugar de realidades particulares llenas de diferencias.

Un pensador que sigue la pista de la evolución de las especies y postula que los hombres de hoy somos fruto de una lotería de múltiples causas, gobernadas por el azar. Que le da una voltereta al tiempo y pone a coexistir pasado, presente y futuro, en un zigzag diferente a la línea recta que acostumbramos imaginar.

Un intelectual hilarante que a sus 68 años adopta la jerarquía de filósofos que hace Nietzsche, según su risa, y le da la victoria a quien estalle en la carcajada áurea. Que enseña en la U. Tecnológica de Pereira donde dirige grupos de investigación en Filosofía Posmetafísica del devenir, la contingencia y la paradoja. Además de ser profesor visitante de universidades de España, Alemania y Estados Unidos.

Estudioso de intrincadas disciplinas de punta, como mecánica cuántica, neurociencias, inteligencia artificial. Asiduo visitante de la prehistoria humana, en la que rastrea la formación tripartita del cerebro reptil o instintivo, límbico o emotivo y neocórtex o racional. Convencido de que la filosofía debe asociarse con la literatura, para no solo enseñar sino cautivar.

Su pasión por el lenguaje lo ha llevado a experimentar en géneros como fábula, narración, microrrelato y su joya de la corona que es el aforismo, por el que siente especial pasión. Heterodoxia, paradoja, ironía y provocación les dan filo a su ideas, de modo que los lectores salen de sus libros o lastimados o con satisfacción y ansia de investigar y ponerse al día en las artes del espíritu. Poetizar y pensar, sería su consigna.

Todo para él es mudanza: “Yo soy, pero cambio; luego, no soy, y sin embargo soy”. “La vida es una sucesión de vidas cortas vinculadas a un nombre. Cuando uno muere, muere la última versión de uno mismo, las demás lo hicieron antes”. “No es posible ser feliz, pero sí estar feliz. El verbo ser registra atributos; el verbo estar, momentos”.

Después de su minucioso examen al pasado del mundo y del hombre, se inclina sobre la actualidad y desentraña sus lacras. “La felicidad depende de lo que creemos nosotros; el éxito, de lo que creen los demás”. “La vida es gratis, la muerte es gratis. En el interregno, nada lo es”. “Al compartir las emociones se multiplican; los bienes, en cambio, se dividen”. “La velocidad nos hace perder el tiempo más rápido”. “Si no todo se obtiene con dinero, el trabajo no debe limitarse a conseguirlo”.

Este es Julián Serna Arango, presente en más de veinte libros de cien páginas en promedio, publicados por varias editoriales de Colombia, México y España. Perseverante en Pereira, al lado de sus dos hijas y de su esposa a quien homenajeó recientemente con una dedicatoria que es todo un tratado: “Para Vicky, el acierto de la vida”.

arturoguerreror@gmail.com

Recibe alertas desde Google News

Temas relacionados

Julián Serna Arango