5 Jul 2022 - 5:30 a. m.

Conociendo Colombia

Me siento, abro el enlace y me sumerjo en las historias y los testimonios del Informe Final de la Comisión de la Verdad. Quedo atrapada por las voces de niños, mujeres, jóvenes y adultos que nos comparten lo que les sucedió con una sencillez desgarradora. Atrapada y al mismo tiempo fascinada. Aunque suene rarísimo, estoy ante una obra de arte visual que nos narra la historia más dolorosa y trágica que hemos vivido como país.

No estoy ante cifras, ni estadísticas, ni curvas diagramadas, estoy conociendo Colombia: valles, colinas, árboles, flores, veredas incrustadas entre montañas o en las márgenes de ríos insondables, escuelas cuidadas con amor, casas de bahareque pintadas de blanco, otras derruidas y llenas de cenizas, llanuras inmensas y bosques tupidos.

No existen “buenos” ni “malos”. Son testimonios. Todos formamos parte de esta historia. Los que vimos pasar este conflicto y sus horrores en las pantallas de la televisión como una telenovela macabra, los que leíamos los titulares en los periódicos y pasábamos la página a los eventos sociales, los que apagábamos el noticiero porque “qué mamera, más muertos”. Todos estamos involucrados.

Víctimas civiles atrapadas entre balas, muchachos reclutados a la fuerza por las guerrillas, víctimas de falsos positivos, niñas y mujeres violadas, huérfanos sin futuro, y el resto anestesiados e indiferentes, inmersos y tocados por la misma podredumbre, salpicados de sangre y terror por más de medio siglo.

Conozco. Viajo a Pichilín (Sucre). No sabía que existía. 1996. Primera entrada de las Autodefensas al departamento. Acabaron hasta con el nido de la perra. Pero sus habitantes se unieron y lograron reconstruir el puesto de salud. Ahora, rodeados de flores, integrados de nuevo, existen.

Puerto Caicedo (Putumayo). 1998. Las Farc asesinaron al sacerdote Alcides Jiménez, guía espiritual de la comunidad. “Nos quedamos huérfanos, pero aprendimos de él que la vida es en paz. Y tenemos que seguir sembrando semillas de vida. Reconstruimos el hospital, que era su legado, y hemos vuelto a ser libres. El padre sigue vivo para nosotros”.

Patascoy (Nariño). 1997. Las Farc secuestraron a 18 soldados, entre ellos el cabo del Ejército Libio José Martínez. 14 años en cautiverio. Su único hijo nació pocos meses después. Nunca lo conoció, pero a través de la radio, los mensajes de supervivencia y las cartas, fue “construyendo” a su padre. “Nunca tuve la oportunidad de abrazarlo, de que me llevara de su mano a la escuela. Lo asesinaron en 2011, no tuve la oportunidad de verlo, nunca me sentí normal”.

Riachuelo, Charalá (Santander). 2000. Se perdió una generación. Los paramilitares ingresaron en el pueblo, se apoderaron del Colegio Nuestra Señora del Rosario, organizaban reinados de belleza y escogían a las niñas más atractivas para llevárselas al monte, celebraban matrimonios, dictaban leyes. Las víctimas exigen que se conozca esta verdad.

Jambaló (Cauca). 2021. El colegio se convirtió en un búnker para proteger a los niños de los hostigamientos, construyeron rutas de evacuación, planes de emergencia. Quieren que todos los colombianos de ciudad piensen en la gente del campo, el sufrimiento y el terror durante los años del conflicto, todavía mucha gente no les cree.

Balsillas (Caquetá). 2007. Una tarde dos soldados borrachos se metieron a la escuela y empezaron a disparar a la loca. Murieron seis personas. El Ejército prohibió denunciar bajo amenazas. Esta es la hora en que ese colegio sigue totalmente abandonado, pero al fin fueron escuchados.

Se agota el espacio de la columna, pero no las historias, seguiré compartiéndolas. Escucharlas es una lección de resiliencia, como las comunidades del Pacífico que preparaban medicinas para curar a sus heridos con plantas ancestrales, porque no podían acceder a ningún puesto de salud. No existe rencor ni deseo de venganza, todas estas víctimas quieren la paz, regresar a su vida de antes. ¡Volver a empezar! Empezar a vivir en paz en este país privilegiado en recursos, fertilidad, mares y ríos. Seguiré viajando y conociendo Colombia, su belleza y su dolor, ¡para poder sanar, comprender y procesar!

Síguenos en Google Noticias