Publicidad
24 May 2022 - 5:30 a. m.

Tres lobos y un matemático

Me encantó la última columna de Felipe López, titulada “Lobo con piel de lobo”. De repente vi claro que en esta contienda electoral, en la que ya están las apuestas sobre la mesa y faltan pocos días para ver “quién da más”, los contendores son tres lobos y un matemático. Existe un lobo con piel de lobo, un lobo disfrazado de oveja, un lobo que se apartó de la manada y se escapó, y un matemático. Simplemente escribiré los perfiles de los cuatro, y ustedes, queridos lectores, definirán cuál es cuál. Como una adivinanza inocente, en la que solamente están en juego los próximos cuatro años del país. Nada importante...

Lobo disfrazado de oveja: nació en Medellín en 1974. Lo llaman por su apodo. Bachiller del Gimnasio Los Alcázares, de Sabaneta. Estudio Ingeniería Civil en la Universidad de Medellín. Especializaciones en Alta Gerencia de la Universidad de Medellín y en Ciencias Políticas de la Universidad Pontificia Bolivariana. Fue consultor de la empresa HGI e ingeniero en Vifasa. También, consultor de seguridad urbana en Buenos Aires (Argentina) y Celaya (México). A los 28 años fue concejal por el Nuevo Partido, apoyando a Sergio Fajardo alcalde. Fue presidente del Concejo de Medellín. Aspiró a la Alcaldía de esa ciudad en 2011, pero solo lo logró hasta 2015. Fue el primer alcalde avalado por firmas. Sus eslóganes fueron: “De la esperanza a la confianza”, “La seguridad no es de derecha ni izquierda, es un derecho que debemos garantizar”. Su visión de país: lucha contra la corrupción, crecimiento económico, fortalecimiento en seguridad y reducción de la desigualdad. Hace poco declaró con vehemencia: “Los helicópteros del Ejército y la Policía viajarán a los territorios y detrás de esas tropas también llegarán los programas sociales del Estado”. Lo apoyan los uribistas, los conservadores, los caciques de derecha. Opositor total de otro lobo.

Lobo con piel de lobo: nació en Ciénaga de Oro (Córdoba) en 1960. Economista, exguerrillero y político. Cinco hijos. Católico. Estudió en Zipaquirá, donde fundó el periódico Carta al Pueblo y el Centro Cultural García Márquez. Se graduó a los 16 años en el Colegio San Juan Bautista de la Salle, logrando uno de los mayores puntajes del ICFES en Colombia. Economista de la Universidad Externado de Colombia, hizo en Lovaina un diplomado en Desarrollo, Población y Medio Ambiente, y posteriormente inició estudios de doctorado virtual en la Universidad de Salamanca en Administración de Empresas. No terminó.

Concejal en Zipaquirá. Militante del M-19 desde 1977 a raíz del supuesto fraude electoral que le dio la Presidencia a Misael Pastrana Borrero, bajo el seudónimo de Aureliano, personaje de Cien años de soledad. Participó en el proceso de paz del gobierno de Virgilio Barco. Estuvo arrestado y fue torturado en la Escuela de Caballería. No participó en la toma del Palacio de Justicia, pues estaba en cautiverio en La Modelo. Miembro de la Cámara de Representantes y senador de la República, destapó el escándalo de la parapolítica y la infiltración de paramilitares en la Fiscalía. Amenazado de muerte y exiliado en Washington. Como alcalde de Bogotá logró cosas importantes, como el Centro de Ciudadanía LGBT, el programa de agua potable en los estratos 1 y 2, los Centros de Atención Móvil a Drogodependientes y prohibición de portar armas de fuego. Propone proyectos interesantes y otros fantasiosos. No esconde nada.

Lobo escapado: nació en Piedecuesta en 1945. Ingeniero civil, empresario y político. Su padre estuvo secuestrado más de 100 días por las Farc y su hija fue secuestrada y asesinada por el Eln. Fundó su propia constructora, HG, dedicada al desarrollo urbano en varias ciudades. En 2015 se financió su propia campaña a la Alcaldía y triunfó en Bucaramanga. Fue suspendido por agresión a un concejal. En 2019 renunció. Ahora se lanza, “arrecha la joda”, a la Presidencia, financiándose solo. Su lema es cero impunidad, rebajar gastos de funcionarios públicos, reducir la burocracia, reducir las embajadas ante el mundo, restablecer relaciones con Venezuela, invertir en ciencia, tecnología y educación, fortalecer pequeñas y medianas industrias e invertir en viviendas rurales.

Me queda el matemático. Pero ya no me queda espacio. Es mi favorito. Coherente y vertical. ¡Apuesto por él!

Síguenos en Google Noticias