Publicidad
15 May 2022 - 5:30 a. m.

Formando para el empleo

El acceso a una buena educación y al empleo formal mejora la equidad vía la movilidad social, brindando una mejor y más digna vida.

Con el fin de impulsar la calidad y pertinencia de la educación en la formación del talento humano, este Gobierno ha venido implementando y consolidando el Sistema Nacional de Cualificaciones (SNC), que tiene como subsistema la Formación para el Trabajo (FPT), la cual está constituida por una oferta de educación y formación técnica y vocacional que desarrolla las competencias requeridas por el mundo laboral. Facilita la adecuación entre la oferta y la demanda del mercado de trabajo, convirtiendo las necesidades del mercado laboral en señales de formación, además ayuda a estructurar la oferta y el aseguramiento de la calidad, promueve la formación a lo largo de la vida y fomenta la movilidad educativa y laboral de las personas.

Pero para convertir las necesidades del mercado laboral en señales de formación es necesario caracterizar a los empleadores en sus diferentes sectores, subsectores, clústeres, cadenas de labor y tipos de empresas. Posteriormente se identifican los cargos que se estandarizan en ocupaciones. Se definen tanto las características de desempeño de dichas ocupaciones, como las cualificaciones-competencias requeridas para el desempeño deseado, las cuales a su vez establecen las características del proceso formativo.

Cuando reconocemos que el 78,8 % de las industrias, el 86,4 % del comercio y el 56,4 % de las empresas de servicios no tienen un esquema de talento por competencias, se demuestra que el problema no está solo en la oferta laboral sino en las empresas que constituyen la demanda. La FPT en Colombia está concentrada principalmente en el SENA, entidades para el trabajo y desarrollo humano (ETDH), y técnicas y tecnológicas con sistemas disimiles.

Para lograr que el nuevo SNC impacte el desarrollo del país tienen que pasar varios eventos. El primero es REFORMAR EL SENA. Hoy solo el 43 % de sus egresados encuentran empleo en aquello para lo que fueron formados. Sus competencias están centradas mayormente en cursos cortos y oficios que, siendo necesarios, son insuficientes. Desarrollar competencias técnicas avanzadas con cursos cortos es muy difícil. Por esto se requiere que aquellas industrias que no encuentren oferta formativa técnica avanzada puedan dedicar el 30 % de los recursos aportados a contratar con instituciones acreditadas, que dentro del Marco Nacional de Cualificaciones tengan la oferta solicitada. Es necesario implementar mejoras sustanciales en las cerca de 4.000 ETDH, si además tenemos en cuenta que solo algo más del 10 % son instituciones certificadas con programas a su vez certificados. A favor de este proceso hay que reconocer que varias universidades están dando el paso de formar por competencias.

Una implementación acelerada de los cambios contenidos en todo el SNC deberá facilitar que el sector privado pueda solicitar, por ejemplo, un técnico intermedio nivel 3, y se entienda qué tan diferentes deben ser su formación y competencias a las de un técnico nivel 5 avanzado o nivel 6 especialista. A su vez, estas personas podrán saltar a instituciones de educación superior y complementar sus carreras en universidades o posgrados. En este sistema TODOS GANAN.

Recibe alertas desde Google News