Publicidad
11 Jul 2022 - 5:00 a. m.

Sobre la Procuraduría y el escándalo del dinero de la paz

Sobre la eliminación de la Procuraduría (I)

La Procuraduría se desnaturalizó, se siente ausente su identidad. Su brújula perdió la capacidad de identificar el núcleo magnético al que debía apuntar. Se volvió una carga presupuestal burocrática insostenible y no da resultados que mejoren su percepción en la comunidad. Dadle, señor, el descanso eterno...

Sabas Gualteros.

Sobre la eliminación de la Procuraduría (II)

Se ven la venganza y el odio de este señor elegido presidente, porque le aplicaron la ley, y más sabiendo la sucia campaña que hizo por llegar al poder. La Procuraduría debe seguir. Se debe reformar y darle así más solidez. Las decisiones de un gobernante inseguro deben ser más controladas.

Guillermo León Ramírez Gallego.

Sobre la eliminación de la Procuraduría (III)

De acuerdo con su editorial del 7 de junio. Es muy importante que en este nuevo gobierno de cambios se miren con lupa más entidades que, como la Procuraduría y la Contraloría, ejercen funciones “pos”, cuando los delitos ya están, y no pasa nada. La reforma a estos entes de control debe ser para desarrollar funciones “pre”, de vigilancia y control.

En el sector ambiente hay muchas entidades con nóminas y gastos de representación muy altos que tienen funciones similares. No tienen vigilancia alguna porque la Contraloría no tiene el tiempo ni el interés para ejercer sus funciones.

Luz Adela Católico Najar.

Sobre el escándalo de dineros de la paz

Es indignante y da vergüenza la misma práctica de todos los tiempos de los corruptos. Como ciudadanos colombianos, una vez más, tenemos que ver esta situación. Esos dineros robados equivalen a cinco años de un presupuesto municipal. Por ejemplo, el presupuesto anual del municipio de Ocaña es de $99.000 millones. Por estas actitudes, nos preguntamos los colombianos, así se proponga de buenos planes de gobierno de un presidente de la República y de impulsar reformas tributarias, cómo creer que no se robarán nuestro dinero. Se debe aplicar la ley a quienes estuvieron involucrados en tal hecho. Es el momento de comenzar. Nunca es tarde. Gracias a El Espectador por permitir escribir y compartir nuestras opiniones.

Jesús Eduardo Pérez Angarita.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.