27 Sep 2019 - 8:07 p. m.

¿Qué hace la academia frente a la salud mental?

El suicidio de Johnnier David Coronado, estudiante de la Javeriana, ha dejado gran desolación y desconcierto en toda la comunidad universitaria nacional. Sin ánimo de especular sobre las razones que lo llevaron a tomar esta decisión, lo cierto es que cada vez nos es más difícil negar el estrés que están sufriendo los universitarios. En EE. UU., según el National College Health Assessment, el 22 % de los estudiantes sufren de ansiedad y el 18 %, de depresión. En Chile, las cifras son semejantes: el 46 % tiene síntomas depresivos y muestras de ansiedad. Si la tendencia se mantiene en Colombia, esto quiere decir que cuando un profesor se para delante de un curso de 20 estudiantes, los chances son que al menos ocho estudiantes estén enfrentando en ese momento algún episodio de vulnerabilidad psicológica.

Ante las estadísticas, hay dos tipos de respuestas predominantes en los cuerpos académicos: están aquellos que creen que los jóvenes de hoy son unos malcriados de poco carácter a quienes les urge disciplina. Y están aquellos que, aunque más sensatos, terminan en la inacción ante la incertidumbre. Aunque una reacción es más reprochable que la otra, en ambos casos el estudiante termina herido, avergonzado y marginalizado. Abordar las enfermedades mentales de una manera efectiva supone un esfuerzo médico y psicológico que rebasa la capacidad de las universidades. Sin embargo, hay esfuerzos netamente académicos que podemos hacer para evitar quedarnos pasmados.

Recibe alertas desde Google News