En vivo
Falcao ingresa oficialmente al Rayo Vallecano
A esta hora Radamel Falcao García se incorpora oficialmente al Rayo Vallecano de Madrid en medio de una gran expectativa por los aficionados. El colombiano vestirá el dorsal número tres, y se espera que “El Tigre” debute este fin de semana en el clásico madrileño contra Getafe en una nueva jornada del campeonato español.
A esta hora Radamel Falcao García se incorpora oficialmente al Rayo Vallecano de Madrid en medio de una gran expectativa por los aficionados. El colombiano vestirá el dorsal número tres, y se espera que “El Tigre” debute este fin de semana en el clásico madrileño contra Getafe en una nueva jornada del campeonato español.
Minimizar
8 Sep 2021 - 5:30 a. m.

¿Campañas de desprestigio para manipular elecciones?

“Doctor Cepeda, usted ya ha sido perfilado así como muchos de sus compañeros y amigos; más temprano que tarde, usted, el doctor Petro, el doctor Roy, Bolívar y muchos otros estarán en el centro de una campaña de difamación de la que muy difícilmente podrán recuperarse”. Así termina la carta anónima que recibió el senador Iván Cepeda y que este reveló el miércoles pasado en rueda de prensa en la cual anunció, además de su contenido, que interpondrá acciones ante la justicia por hechos que ya han ocurrido y que coincidirían con las advertencias de la misiva. Las afirmaciones del párrafo transcrito son nuevas puesto que el mensaje es del 26 de agosto pasado. Pero no contienen novedad: en una búsqueda rápida, encontré rastros de noticias sobre amenazas y estrategias de deshonra contra el congresista del Polo desde hace, por lo menos, 13 años aun cuando todavía no era parlamentario. Por ejemplo, en una nota de la página web de la Federación Internacional de los Derechos Humanos que se publicó en mayo de 2008, se reportan ataques verbales contra Cepeda de parte de funcionarios de la Presidencia de la República y del propio jefe de Estado del momento, Álvaro Uribe (ver). La reciente carta al senador del Polo involucra al partido de Uribe y a “miembros de la inteligencia del Estado colombiano”, es decir, a agentes del Gobierno puesto por Uribe: un continuo de la misma historia.

Ni el Centro Democrático ni la Casa de Nariño han desmentido al denunciante, bien porque dio en el clavo, bien porque se sienten tan dueños del país que ya ni siquiera les importa aparentar que respetan la democracia. Me inclino por creer en las dos opciones: pese a no identificarse a plenitud, el autor da tantas pistas que parece saber de qué habla pero los señores del poder estatal no le darán respuesta porque en la infinita soberbia que los invade no la juzgan necesaria. En cambio, los ciudadanos sí debemos exigirla y ponerle atención a la revelación hecha porque supone abuso de la función y los bienes públicos por parte del partido que pretende ser reelegido en la Presidencia y del gobierno Duque que estaría cometiendo, mediante sus subalternos, varios delitos. El anónimo informante señala que el uribismo pretende manipular el debate electoral que se avecina y que esta estrategia ilícita fue coordinada en una reunión que se realizó en marzo de este año, en Medellín, “entre decenas de personas que hacen parte de bodegas, influencers, blogueros, periodistas de grandes medios de comunicación cuya afinidad con el uribismo es notoria y, en algunos casos, con el concurso editorial de unos de esos medios”.

Insisto: plan idéntico al libreto de persecución oficial que fue trazado en la Casa de Nariño, en las administraciones Uribe. Las denominadas “chuzadas” del DAS, ocurridas entre 2006 y 2008, no fueron otra cosa que una enorme operación de asesinato moral del Gobierno de la época cuyas víctimas fueron opositores, periodistas y medios independientes y, muy especialmente, la Corte Suprema, algunos de cuyos magistrados padecieron montajes para lesionar su honor y credibilidad antes de que fallaran los procesos en que se investigaban los nexos criminales de los políticos afines a la Casa de Nariño con los paramilitares, entre otros el primo del presidente, senador Mario Uribe, condenado tiempo después por esos delitos. En el DAS se abrían “carpetas”; ahora, “perfilamientos”. El DAS instrumentalizó, desde la propia dirección de ese departamento, a sus jefes y agentes de inteligencia y contrainteligencia para que se dedicaran a buscar puntos sensibles en la vida privada de los perseguidos; ahora los “blancos” de la inteligencia estatal son los contradictores de la “doctrina” Uribe y pretende atacarlos de similar modo. En el DAS, tal como sucede hoy, los montajes llegaron en forma de “chivas” y “exclusivas” “a periodistas ... cuya afinidad con el uribismo (era) y es notoria y, en algunos casos, con el concurso editorial de unos de esos medios”: repito la afirmación de la carta. El entramado del presente ha sido adaptado, eso sí, a las ventajas tecnológicas que no existían hace década y media: “Las bodegas (el bajo mundo virtual) existen, están ampliamente financiadas y juegan un rol estratégico ... se acordó un mecanismo para activarse coordinadamente... Esta sincronización estará a cargo del Centro Democrático...”, concretó el denunciante. Y añadió información que merecería apertura de investigaciones penales, fiscales y disciplinarias, desde luego, si Colombia contara con entes de control independientes: “Las bodegas, periodistas y blogueros ... también hacen parte de esta estrategia por beneficio económico; muchos de ellos, si no todos, se benefician de contratos que les son entregados directamente por el Centro Democrático ... como asesores comunicativos (sic), de prensa y en acciones ligadas a las tecnologías de la información etc. ... Otros son beneficiarios de contratación estatal”. El anónimo termina con un buen consejo: “Le sugiero revisar las cuentas del Centro Democrático y las coincidencias entre algunos de sus contratistas y la contratación del Estado a empresas del sector de tecnología de las comunicaciones ... Allí encontrarán sorpresas”. El cuadro que dibuja quien debe conocer el monstruo por dentro se llama, con todas sus letras, CORRUPCIÓN.

Comparte: