Publicidad
5 Oct 2022 - 5:30 a. m.

El fiscal que se creyó dios

Nunca como en el periodo de Francisco Barbosa ha habido tantas preocupaciones por la dilapidación de los dineros públicos en la Fiscalía General, asignados, en el Presupuesto Nacional, obviamente para combatir el crimen, investigar a los delincuentes, desarticular las bandas y procurar las condenas de los responsables. Pero si nos atenemos a los cuestionamientos que, hoy por hoy, se escuchan en los medios de comunicación, en columnas de investigadores y en los despachos de ese organismo, el abuso en el gasto de los recursos empleados en satisfacer los estrambóticos caprichos del fiscal general, de su entorno familiar ampliado y de sus subalternas cercanas sería de tal magnitud que no solo dejarían graves pérdidas económicas sino que más de uno podría enfrentar juicios de carácter penal cuando pueda determinarse, con exactitud, el tamaño de la dilapidación de la actual administración, una vez concluya su tiempo. Como dice la ranchera, nadie es eterno en el mundo... aunque Barbosa actúe como si lo creyera y, peor aún, como si fuera dios.

En la Fiscalía se escucha, de labios de funcionarios bien enterados pero intimidados por temor a enfrentarse al poder de un loco y, ante todo, por miedo a perder el puesto que les da sustento, que Barbosa gasta, a manos llenas, en viajes de placer que suele disfrazar como si fueran de trabajo; en viáticos millonarios que se le asignan y que no devuelve pese a que suele recibir generosas invitaciones todo pago; en hoteles y restaurantes de grandes lujos; en eventos que su entorno de obsecuencia absoluta le prepara cuando necesita darle más aires a su ego o cuando pretende conseguir reconocimiento y honores; en la utilización del avión Learjet-60, FAC1216, de la Fiscalía, para fines privados y, en general, en el manejo de los bienes públicos como si fueran particulares. Como si fueran suyos y más: como si se los debiéramos.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.