Ad
24 Mar 2021 - 3:00 a. m.

Más rápido caen los mentirosos...

El domingo 14 de marzo Noticias Uno publicó, después de una obligatoria tarea de constatación de detalles que tomó más de una semana, una información que recibió días atrás, de fuentes directas y de absoluta seriedad. El asunto era interesante porque involucraba dineros públicos de una entidad oficial tan discreta y distante —creería uno— de la politiquería tradicional como el Archivo General de la Nación; también por la trivialidad del objeto propuesto; por la imposibilidad fáctica de su director, Enrique Serrano, de oponerse a ese gasto, debido a la cortesía y al compromiso social; y, finalmente, por la vanidad de María Juliana Ruiz, esposa del presidente Duque, quien puede imponer sus deseos cuando lo desee. Antes de la emisión del noticiero sopesamos la respuesta de la Casa de Nariño y de sus canales abiertos y subrepticios de comunicación, desde donde enfrentan a los medios, reporteros, analistas o comentaristas que difunden noticias que les desagradan o que no les convienen.

Confieso, sin embargo, que no calculamos la sobrerreacción oficial al informe de la periodista Juliana Ramírez en que esta revelaba la petición de la señora Ruiz al director del Archivo, de “realizar un libro autobiográfico sobre el papel de la primera dama” que saldría al mercado el año entrante, meses antes de la finalización del actual cuatrienio. Tal vez por el eco que tuvo la noticia, al día siguiente, más que por su banalidad, por la falta de pudor de la propuesta, la tropa de propagandistas gubernamentales insertada en las redes y en los medios oficialistas elevó la indignación del palacio presidencial al rango de desmentido general. Empezaron a brotar insultos para Noticias Uno, su directora y sus periodistas, en redes, cuentas anónimas y bodegas dirigidas clandestinamente por funcionarios públicos, de acuerdo con una juiciosa investigación de La Liga Contra el Silencio.

Pero faltaba la contestación formal que circuló, casi simultáneamente, falseando la verdad sin disimulo, no obstante que comprometía el buen nombre de sus autores: un boletín del Archivo en que “rechaza de manera categórica la información que está circulando” (ver); un “comunicado de la primera dama, María Juliana Ruiz, sobre la gestión social del país” (ver), titulado así por la Presidencia, y con contenido similar al de una rendición de cuentas de un representante del Estado; y un trino insertado en la cuenta oficial de la Casa de Nariño, con un título similar al anterior: “Comunicado de la primera dama, María Juliana Ruiz, sobre la #GestiónSocial del país”, pero con la variante de que el texto está impreso en hoja con sello del escudo de Colombia y firma, en escáner, de la esposa del mandatario. Muy elegante. Allí, la señora Ruiz aseguraba que no tenía “interés en protagonismos” y añadía que quería dejar claro que “mi actuar (sic) jamás lo motiva ni la vanidad ni el egocentrismo” (ver).

Hay un refrán que sostiene que más sabe el diablo por viejo que por diablo, que significa que la experiencia es más útil, en ciertas circunstancias, que la viveza y el atajo. Noticias Uno decidió guardar los mensajes que, a instancias de la periodista Ramírez, intercambiaron ella y el director del Archivo el 11 de marzo, tres días antes de publicar la información sobre el libro que la señora Ruiz quería (¿o quiere?) publicar sobre sí misma pero que ella y Serrano maquillaron como “investigación” sobre el papel de las primeras damas desde el siglo XX. La periodista le dice a Serrano a través de su servicio de WhatsApp: “El pasado 4 de marzo usted sostuvo una reunión con María Juliana Ruiz... en la que ella le solicitó que la entidad que usted dirige realice un libro autobiográfico sobre el papel de la primera dama. Quiero saber cómo va el proceso...”. Responde el director del Archivo General: “En efecto, sostuve una reunión en tal sentido pero la información que requieres todavía está en proceso...”. Contrapregunta la periodista: “Pero aunque no tenga fecha exacta, ¿saldría este año?”. Respuesta: “En la primera mitad del año entrante”.

Más rápido caen los mentirosos...
Foto: Noticias Uno

Hay otro refrán que dice que más rápido cae un mentiroso (o dos mentirosos) que un cojo.

Recibe alertas desde Google News