Publicidad

Feminicidios

Claudia Morales
21 de septiembre de 2023 - 02:05 a. m.

“NUNCA NUNCA !! Creí poder estar tan cerca de un acto tan brutal como despreciable que un FEMINICIDIO. Hoy con el dolor del alma y el corazón no puedo aceptar quedarnos callados a que impunemente ese tipo de actos sigan en cualquier lugar el mundo. Le sucedió en esta oportunidad a mi sobrina Ana María Serrano Céspedes en México y lo único que se quiere es #JusticiaParaAnaMaria #NiUnaMas” (sic).

Con ese mensaje, escrito el domingo pasado en Twitter por el exministro colombiano José Manuel Restrepo, en el país supimos que había ocurrido otro execrable feminicidio. De acuerdo con el relato de la madre de la joven, Ximena Céspedes, el 12 de septiembre Ana María, de 18 años, estaba sola en su apartamento en Atizapán de Zaragoza, Estado de México, y allí recibió la visita de Alan Gil Romero, quien hasta hace poco más de dos meses había sido su novio.

De acuerdo con la Fiscalía, la investigación empezó con la idea de que se trataba de un suicidio, pero muy pronto encontró que Ana María fue asfixiada. El principal sospechoso es Gil Romero, quien está bajo detención preventiva a la espera de un juicio bajo el cargo de feminicidio.

En una entrevista que la señora Céspedes dio a El País de España, contó que Ana María y Alan se había conocido desde que estaban en el colegio y que fueron novios un año y medio. “De esas relaciones normales que tendrías con cualquier adolescente: conocimos a sus papás, habían viajado juntos… rompieron el pasado junio y algo empezó a cambiar. La presionaba mucho, se había vuelto muy intenso… pero más allá de eso no vimos una señal específica”.

El 5 de agosto, la deportista Luz Mery Tristán fue asesinada en Cali por su pareja Andrés Gustavo Ricci García… la lista no para, aumenta, y cada año recordamos los horrores sufridos por Rosa Elvira Cely, Yuliana Samboní y ya vendrán los aniversarios de los feminicidios de Érika Aponte Lugo, Diana Yaneth D., Mariana Rueda y de otros 320 casos de ese delito ocurridos en el país entre el 1 de enero y el 30 de julio de 2023, de acuerdo con las cifras más recientes entregadas por la Procuraduría General de la Nación. El ente de control también reportó que en lo corrido de este año ha remitido a las Personerías Municipales 410 alertas por riesgo de feminicidios en el territorio colombiano.

“Solo el 32 % de las denuncias interpuestas ante la Fiscalía General de la Nación por feminicidio han terminado en una sentencia condenatoria, mientras que el 35 % sigue en etapa de indagación”, señala el documento El feminicidio en Colombia: La tarea pendiente de las cifras que aún no hemos calculado realizado por un equipo de investigadores de la Universidad Externado de Colombia. La investigación anota que, según el Observatorio de Feminicidios, en Colombia, entre enero de 2018 y marzo de 2023, el promedio mensual de feminicidios fue de 51 mujeres. También entrega este dato: “A nivel de América Latina, el Observatorio de la Igualdad de Género de la CEPAL, dijo que durante 2021 se registraron más de 4.000 feminicidios, y el delito no disminuyó su frecuencia durante 2022. Estas cifras son alarmantes, incluso teniendo en cuenta el alto nivel de subregistro”.

El feminicidio de Ana María Serrano ocurrió en México, país que rompió la cifra histórica de mujeres asesinadas bajo ese delito en el 2022. Sobre esa coyuntura escribí una columna titulada “Nada vale, a las mujeres las siguen matando” publicada en este medio el 1 de diciembre de 2022 y que empieza así: “¡Que resuenen fuerte la rabia, el dolor y el amor de quienes las recordamos exigiendo justicia!”.

Ya no hay lugares seguros. Los crímenes contra las mujeres no tienen estatus social. No importa si son niñas o adultas, las matan igual. Los Estados están desbordados. Los aparatos de justicia son defectuosos cuando no inútiles. Las rutas de acción son insuficientes. Los nombres de las víctimas son titular de un día. Ser mujer es llevar el miedo a todas partes.

Temas recomendados:

 

Melibea(45338)22 de septiembre de 2023 - 12:59 a. m.
Tiene razón. Todo esto se debe que estamos asistiendo al desmoronamiento moral y ético del mundo,por esto la rabia el odio la envidia etc,son las bases de la existencia para convivir.
Felipe(94028)21 de septiembre de 2023 - 05:15 p. m.
Aquí hay más de 600 feminicidios al año. La gran mayoría desconocidos y solo tienen notoriedad cuando se trata de alguna mujer famosa o de familia relevante, o se da en circunstancias tan escabrosas que mueve la morbosidad. Aquí, el asesinato es cotidiano, asumido socialmente, forma parte del paisaje y se hacen sepelios multitudinarios a bandidos, como cuenta hoy este diario sobre Guachené. Para no saber de tantos asesinatos hay que emigrar a un país civilizado y México tampoco es uno de ellos.
Radar(44002)21 de septiembre de 2023 - 03:53 p. m.
No hay justificación para tan execrable delito. Pero si me cabe la reflexión y la pregunta a cerca de qué clase de sociedad estamos "tolerando"?... iniciemos por la música que se escucha, donde se percibe una violencia de género tremenda de los hombres hacia las mujeres y desde las mujeres hacia los hombres, o qué decir del funesto Reguetón y l@s simpatizantes que repiten como letanía las peores palabras para referirse al sexo o a los atributos femeninos...
Eduardo(26198)21 de septiembre de 2023 - 03:53 p. m.
Usted estimada Claudia predica pero no aplica ; porqué ha callado tanto tiempo el nombre de su violador ? . Eso también es violencia. Exige y exige en sus columnas pero no dá ejemplo.
  • Mar(60274)22 de septiembre de 2023 - 08:37 a. m.
    Eduardo, ahora yendo al punto en cuestión, ella tenía mucho más q perder diciendo su nombre, q para todos quedó muy claro, quién era, así se libró de demandas q no llevarían a nada, porq era su palabra contra la de "él" y en ese caso, seguro no sería condenado. Me encantaría q usted pudiera ser mujer por un día y se encontrara con tipos como usted, para que viera lo impotente que una mujer se siente, es sentirse SOLA, por inteligente y capaz que sea, lo digo yo, única mujer en medio de 4 machos.
  • Mar(60274)22 de septiembre de 2023 - 08:32 a. m.
    Eduardo, usted como buen macho no alcanza a entender lo q siente una mujer violada, usted mira desde la omnipotencia que le ha dado tener un pene, para desgracia de las mujeres, q les toca sufrir los maltratos y humillaciones de los de su especie creen q tienen por una educación estúpida a todas luces y sin ninguna clase de sustento, como lo son las tales religiones, una pila de cuentos sin sentido que hasta con su ignorancia, causaron la peor peste q ha habido sobre el planeta: la peste negra.
  • Leonardo(73185)22 de septiembre de 2023 - 04:16 a. m.
    Señor, tenga mucha delicadeza y cuidado con esas palabras, porque son agresivas e invaden la privacidad de las personas.
shirley(13697)21 de septiembre de 2023 - 02:04 p. m.
El lenguaje también conlleva dosis inmensas de violencia y discriminación. La palabra hablada o escrita reporta o indica el carácter de quien la pronuncia o escribe. Y muchos " machos machotes" se disfrazan de ecuánimes y éticos " caballeros" cuando todo su ser está repleto de inmundicia y misoginia. Aquí mismo en este foro un semoviente trató a dona Cristina de la Torre como " una vil mujer" porque no le gustó lo que ella escribió. Y dice ser "respetuoso". ¡Farsa!.
Ver más comentarios
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar