7 Apr 2021 - 6:36 p. m.

Amigos en común

Camilo A. Enciso V.*

El excandidato a la Alcaldía de Bogotá Miguel Uribe Turbay tiene un amigo en común con el “Tuso” Sierra, temido paramilitar y testigo estrella de la defensa de Álvaro Uribe en el caso por manipulación de testigos que cursa en su contra: se trata de Luis Alberto Moore Perea, un general en retiro de la Policía Nacional, que adquirió notoriedad hace una década, después de que se hicieran públicas las declaraciones del “Tuso” ante Justicia y Paz y la Corte Suprema de Justicia, en las cuales comprometió la reputación del general de manera grave, tal como se ilustrará más adelante.

El general volvió a llamar la atención de los medios recientemente luego de aparecer en febrero de 2019 como uno de los tres miembros del comité promotor de la candidatura de Uribe Turbay, siendo los otros dos Luis Guillermo Plata y María Concepción Ramírez. La noticia fue cubierta extensamente por varios medios de comunicación. En los registros oficiales de la Registraduría Nacional del Estado Civil también consta que el general Moore fue inscrito como promotor de la campaña “Avancemos”.

Luis Alberto Moore aparece a la derecha con traje y corbata

Pero el papel de Moore en la campaña de Miguel Uribe no se limitó a ser promotor del proceso de recolección de firmas. El 10 de agosto de 2019, la campaña publicó un video en el que el general respalda la candidatura de Miguel Uribe, después de decir que lo conoce desde pequeño a raíz de la desafortunada situación que involucró a su madre. Moore agrega que ha podido conocer que Uribe Turbay “(…) está construyendo ese mañana, ese avanzar de manera muy positiva en favor de todos”.

Imagen de video de Luis Alberto Moore respaldando a Miguel Uribe Turbay

Sin embargo, la campaña de Uribe Turbay no reveló otra información que se conocía sobre Moore de tiempo atrás y que haría levantar más de una ceja. En octubre de 2010, El Espectador publicó un artículo titulado “El ventilador de ‘El Tuso’ Sierra”, en el que transcribió fragmentos de la declaración del reconocido paramilitar ante Justicia y Paz (ver acá), en donde afirmó que Moore recibía pagos recurrentes de su organización: “El contacto en la Policía era el mayor Francisco Rodríguez, quien fue asesinado en la guerra contra ‘La Terraza’. Había uno al que se le pagaban $28 millones, el coronel Luis Alberto Moore Perea”. (Subraya mía)

Nota publicada por El Espectador el 7 de octubre de 2010

En su artículo, El Espectador agregó que los supuestos $28 millones que se le giraban se los entregaba Dagoberto Giraldo, la oficina de cobro y él mismo, a cambio de información de operaciones, allanamientos o colaboración con traslados. Por ejemplo, El Tuso contó que en el municipio de Andes había un capitán Bonilla que molestaba mucho, y a petición de ellos lo mandaron para Frontino.” (Subraya mía) (Ver acá)

El 11 de marzo de 2011, Semana publicó revelaciones adicionales hechas por el “Tuso” en junio de 2010, esta vez ante la Corte Suprema de Justicia. Según el “Tuso”: “René, comandante de las autodefensas del suroeste, es muy aficionado al fútbol, yo soy otro aficionadísimo al fútbol, enfermo por el fútbol. Tengo en la finca en Andes una cancha de fútbol. Resulta que yo armé un partido, invité a René, era un miércoles.” El “Tuso” hacía referencia a Aldides de Jesús Durango, alias René. (ver acá)

El “Tuso” agregó – refiriéndose a Moore, quien era coronel en ese momento – que: “los miércoles en el pueblo no se trabaja y el coronel Moore estaba de descanso, un coronel manda, estuvimos jugando en mi finca, en un equipo jugaba el coronel Moore y en el otro equipo jugaba René, así de sencillo, y René con cincuenta mil órdenes de captura y con la escolta ‘enfusilada’ ahí en la finca. Así de fácil, jugando fútbol” (ver acá). Así describía el Tuso uno de muchos encuentros que dijo haber tenido con Moore, quien fue ascendido a general por Álvaro Uribe en 2006, después de la época en que ocurrieron esos encuentros (ver acá).

En sus declaraciones el Tuso compartió más información que apuntaría a mostrar que su relación con el coronel Moore iba mucho más allá que una relación de amistad casual. Según el Tuso: “Llamé al coronel Moore (para invitarlo a una fiesta) y me dijo ‘estoy muy ocupado’; le dije ‘doctor, coronel, no me vaya a hacer ese desplante, qué necesita’.” A lo que Moore, según el “Tuso”, respondió: “No, es que no me da tiempo de viajar.” (Ver acá).

El “Tuso”, que debía tener mucho interés en ver al coronel Moore, replicó: “Váyase para el aeropuerto Olaya Herrera, para el hangar 38, que allá está un helicóptero Heuse (sic) 500. Era la mitad de Berna y la mitad mío, y allá llegó, feliz. Porque lo normal era que el coronel estuviera conmigo, los fines de semana para él eran… a tomar trago conmigo en Andes”. (Ver acá).

El general – que según el “Tuso” viajaba en un helicóptero suyo y de Don Berna – negó en varios medios haber recibido dinero, pero reconoció su cercanía al antiguo jefe paramilitar en los siguientes términos en una entrevista en Caracol Radio de 2010 (ver acá): “De la madrina de bautizo mío tenía cercanía y con base en ello tuve la oportunidad de conocer a su familia (…). No voy a negar que sí lo conocí y que desde su abuelita hasta un niñito pequeñito muy bonito lo conocí pero siempre en algo muy familiar”.

Nota publicada por El Espectador el 8 de octubre de 2010

El “Tuso” Sierra – con quien el general Moore departía en encuentros amistosos de fútbol y agasajos familiares, y quizás algo más– es responsable de docenas de crímenes de la mayor gravedad. Así, resulta llamativo que la campaña de Uribe Turbay le hubiese dado semejante nivel de protagonismo al general Moore, retratado de manera tan poco favorable por el antiguo jefe paramilitar, especialmente en un país que requiere romper la relación entre política y violencia con tanta urgencia.

Miguel Uribe se ha vendido como la renovación de la política nacional. Pero entre más aprendemos de él, más obvia se hace su conexión con el pasado, con las viejas formas de hacer política y con un mundo repleto de políticos opacos y personajes cuestionables. Esperemos que el general Moore sea el único amigo en común que Uribe Turbay tenga con los capos de la mafia.

* Director del Instituto Anticorrupción

Comparte: