29 Apr 2021 - 1:58 a. m.

Cambio climático y gestión empresarial

Henry Garay Sarasti *

El bienestar de la humanidad ha aumentado en los últimos 150 años de manera exponencial, tanto en condiciones de vida para una persona promedio, como en cobertura, por el porcentaje de población que accede a dicho bienestar. Se ha logrado masificar los logros obtenidos en la ciencia en campos como agricultura, industria, energía, transporte, salubridad, entre otros muchos. Sin embargo, este aumento en bienestar de la humanidad ha sido posible, en todos los casos, gracias al aprovechamiento de los recursos naturales disponibles en cada momento.

Este aprovechamiento continuo de los recursos naturales en la actualidad se evidencia en importantes consecuencias para la continuidad de los niveles de bienestar logrados en el pasado. Es evidente que a este bienestar no se ha tenido acceso de manera igualitaria, pero incluso, a pesar de las diferencias en acceso, es evidente que la masificación ha permitido una amplia cobertura en algunas necesidades básicas como vestuario, alimentación, salud y otras nuevas necesidades básicas tales como movilidad, comunicación y entretenimiento.

La reciente cumbre internacional por el Día de la Tierra, auspiciada por el presidente Biden, deja un mensaje claro y contundente: La humanidad está decididamente comprometida en frenar el calentamiento global como condición necesaria para garantizar los niveles de bienestar actuales y futuros. Sin embargo, recurrir a esquemas que incluyen cooperación internacional, ya sean directas o a través de canjes de deuda con países en desarrollo, es seguir manteniendo la solución del problema al margen de la iniciativa privada y la gestión empresarial, decisivas en la superación de grandes retos surgidos a partir del crecimiento demográfico y la creciente demanda de bienes y servicios asociados.

Los avances en cuanto a internalizar las causas del calentamiento global en la gestión de las principales actividades humanas, como la gestión pública y la gestión empresarial, abren la puerta a que la solución se transforme en una gran oportunidad de generación de conocimiento, empleo, valor y mejores condiciones de bienestar.

El mercado de cupos transables de emisión, actualmente en funcionamiento en la Unión Europea, brinda la oportunidad de involucrar la gestión empresarial en la solución efectiva del problema. Las empresas que no logran reducir sus emisiones a los niveles autorizados se ven obligadas a compensar su contaminación con acciones de absorción de gases efecto invernadero (GEI), que terminan involucrando actividades económicas orientadas a esta nueva función social remunerada. La globalización de este mercado, permitiría el desarrollo exponencial tanto de soluciones basadas en tecnología para optimizar las reducciones, como aquellas soluciones basadas en naturaleza destinadas a absorber las emisiones restantes. En ambos casos, la gestión empresarial es la forma conocida y probada de generar escenarios de convergencia para la inversión e iniciativa privada.

En el caso colombiano, nuestra responsabilidad en las emisiones globales de GEI es apenas del 0,4 %. Estas emisiones son generadas en su mayoría (55 %) por sectores como la agricultura y otros usos del suelo rural, que participan minoritariamente en la generación de empleo e ingresos. Todo pareciera indicar que el énfasis en la reducción no debería recaer en sectores como industria, transporte y energía, que en agregado no superan el 38 % de las emisiones, como sí lo es para el caso de países industrializados.

Surge, en consecuencia, una gran oportunidad para que Colombia alcance la carbono neutralidad mucho antes de lo previsto, combinando estrategias de mitigación basadas en tecnología, como la modernización del aparato productivo, y estrategias basadas en naturaleza, como una apuesta decidida por la absorción de emisiones GEI a partir de reforestación y restauración de ecosistemas forestales degradados hace ya varias décadas. Una estrategia de este tipo, generaría empleo, ingresos fiscales y eventualmente, favorecería un cambio en nuestra canasta exportadora, donde los servicios climáticos (absorción de emisiones de países industrializados) y la cadena de valor forestal, representarían en el futuro una importante fuente de divisas.

La Corporación Ambiental Empresarial está comprometida en aportar soluciones ambientales efectivas e integrales para el país. Estas soluciones tienen mayores posibilidades de éxito, si van acompañadas de la experiencia exitosa que ha demostrado la gestión empresarial, en la construcción de bienestar en la totalidad de las sociedades densamente pobladas del planeta.

* Director Ejecutivo de la Corporación Ambiental Empresarial – CAEM.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X