6 May 2021 - 7:54 p. m.

Lo que todos debemos saber sobre el componente ambiental y paisajístico del proyecto Avenida 68

Diego Sánchez Fonseca*

Son muchos los rumores y la información de todo tipo que circula por estos días frente al proyecto de la Avenida 68, línea alimentadora del Metro, y su componente ambiental. Convencido de que la ciudadanía debe conocer la verdad y disponer de la información precisa y transparente, expongo aquí los beneficios que esta gran inversión traerá al desarrollo urbano, la movilidad y al medio ambiente de la ciudad.

Cada vez que un proyecto de infraestructura vial se planea y se diseña, se propone un tratamiento silvicultural que implica talas, si son necesarias, pero también árboles para bloqueos y traslados, para conservación y para siembra, esta última como parte de una compensación que nos pide la Secretaría Distrital de Ambiente SDA, cuando autoriza los tratamientos. Es decir que las talas en un proyecto son antecedidas por verificaciones y autorizaciones de la autoridad ambiental distrital, garante de que éstas no sean indiscriminadas, sino que sean las mínimas necesarias.

Para el caso de la Avenida 68 es muy importante que la ciudadanía sepa que en el año 2019 la SDA autorizó los tratamientos silviculturales para cada uno de los 9 tramos, a lo largo de los 17 km del proyecto. En ese momento se autorizó la tala total de 2.025 árboles, el bloqueo y traslado de 951, y la conservación de 622. Así mismo, pidieron como compensación la plantación de 2.466 individuos arbóreos y de 911 m2 de jardinería.

En esta administración, comprometida con el mandato de Reverdecer a Bogotá, nos pusimos en la tarea de hacer recorridos por cada uno de los tramos, con los contratistas y con el acompañamiento del Jardín Botánico de Bogotá, para revisar si podíamos minimizar la tala ya autorizada, aumentar los árboles de bloqueo y traslado y conservar el mayor número posible. Es por eso que en este momento estamos proponiendo a la SDA modificar las resoluciones de 2019, adaptando nuestra propuesta de 1.411 talas en vez de las 2.025 aprobadas, lo que equivale a salvar 614 árboles y a una reducción del 30,42 %. Así mismo proponemos 1.302 árboles para bloqueo y traslado (en vez de 951 aprobados), en un aumento del 36,9 %; y conservar 191 árboles adicionales a los 622, mediante tratamientos integrales. Sembraremos además, no los 911 m2 de jardinería que nos pidieron como compensación, sino 54.000 m2 a lo largo de todo el corredor.

Hoy en día, la Avenida 68 cuenta con 3.598 árboles. Nuestra propuesta, una vez finalice la ejecución de esta megaobra, es que el corredor tenga 4.718 árboles, producto de los 2.549 que plantaremos, sumados a los 676 de conservación, los 1.302 de bloqueo y traslado y los 191 de tratamiento integral. A esto se sumarán los Sistemas Urbanos de Drenaje Sostenible SUDS, que contarán con 140 alcorques en todo el trayecto, siendo el primer proyecto en el país con estas características, que genera más beneficios ambientales como reducir el volumen y la contaminación del agua lluvia que llega al sistema de alcantarillado de la ciudad.

Comprometidos además con la participación ciudadana, hemos realizado muchas reuniones con vecinos del corredor, con líderes comunales, con expertos ambientales, con concejales, con la Personería y con la Veeduría, en espacios de diálogo en los que hemos explicado el alcance del proyecto, sus beneficios y los esfuerzos para mitigar los impactos ambientales del proceso constructivo.

La invitación es a conocer más de este proyecto de ciudad que unirá el sur con el norte minimizando los tiempos de viaje hasta en un 50 %; dispondrá de un sistema de transporte con capacidad para 33.000 pasajeros hora por sentido, que se integrará a la primera línea de Metro, al sistema Transmilenio y al Corredor Verde de la Séptima, con buses cero emisiones; generará en su desarrollo 40 mil empleos, entre directos e indirectos; construirá 13,9 kilómetros de ciclorruta y 542 mil m2 de espacio público, 20 nuevas estaciones y beneficiará a los habitantes de 10 localidades de la ciudad, con una inversión de $2,3 billones.

El plazo de ejecución de las obras es de máximo cinco años, tiempo durante el cual tendremos restricciones a la movilidad y molestias propias de una mega construcción, las cuales esperamos mitigar de la mejor manera posible.

* Director del IDU

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X