Voto militar, un verdadero paso hacia la paz 

Columnista invitado
26 de febrero de 2020 - 10:24 a. m.

Por Ricardo Ferro, representante a la Cámara por el Centro Democrático

¿Por qué Colombia sigue siendo uno de los pocos países en el Mundo que no tiene sufragio o voto universal? Y puntualmente, ¿por qué seguimos dejando a nuestros militares activos sin el derecho a elegir?

Que a mediados del siglo pasado, cuando el país estaba sumergido en una guerra interpartidista, se prohibiera a los militares activos votar, era entendible. Pero que 70 años después, cuando tenemos una fuerza pública que se ha profesionalizado, que es ejemplo en todo el Mundo en el capítulo de seguridad y defensa, y que además está compuesta por hombres y mujeres que tienen un alto sentido patriótico y democrático, se les siga prohibiendo el derecho que tienen los demás ciudadanos de votar en las elecciones, genera una especie de capitis diminutio a los miembros de la fuerza pública.

No podemos hablar de paz en Colombia, cuando tratamos a nuestros miembros de l fuerza pública como si estuviéramos en guerra. No podemos seguir hablando de un país democrático, cuando ni siquiera damos aplicación a unos de los pilares que promovió la revolución francesa, como lo fue el sufragio universal.

En la mayoría de familias colombianas, por no decir que en todas, hay, ha habido o habrá un miembro de la fuerza pública. Un hombre o una mujer que ama a su patria y está dispuesto a dar su vida por esta. Pensar en que por su decisión de pertenecer a la armada, el ejército, la fuerza aérea o la Policía Nacional, va a perder sus derecho a elegir a los gobernantes del país, no se corresponde con un momento histórico como el esquema estamos viviendo, en el cual todos hablamos de paz.

En Colombia hay que darle el derecho a los miembros de la fuerza pública de votar en las elecciones. Y hay que hacerlo cuanto antes. Sin dilaciones, sin titubeos.

Eso si, se requerirá de algunas reglas básicas para evitar caer en equivocaciones. Reglas, que no tienen que ser distintas a las que se aplican para los servidores públicos del Estado. Reglas como prohibir el proselitismo político al interior de los cuarteles y prohibir igualmente el activismo por parte de los miembros de la fuerza pública.

Que no le tengamos miedo al sufragio universal. En Estados Unidos, Francia, Alemania y un sinnúmero de países en el mundo los militares votan. Colombia es la excepción. Llegó la hora de que los miembros de la fuerza pública voten. Demos un paso real hacia la paz.

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar