Publicidad
22 Aug 2022 - 5:00 a. m.

El Urabá antioqueño tiene horizonte

Pese a los problemas construyó intangibles para el futuro, pero faltaría enfrentar más la desigualdad.

Esta subregión de Antioquia puede ser un caso o piloto muy interesante para el país porque tiene problemáticas conocidas, pero ha avanzado en fortalezas que podrían mostrar o probar un camino para superar indicadores de inequidad social y desigualdad económica.

A Urabá se le asocia con el Clan del Golfo, con narcotráfico y con un pasado de violencia pretendidamente política. También con la industria del banano de exportación, que es la parte buena de la historia y la que en últimas explica lo que mantiene la esperanza.

El índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) en la subregión es de 49,5% versus 10,7% de Antioquia. La tasa de informalidad laboral es de casi el 88%. El promedio global de Saber 11 es de 213 puntajes versus 244 del departamento. La tasa de tránsito inmediato de los bachilleres a la educación terciaria es de 25% versus 43% de Antioquia. Los 11 municipios de Urabá están rezagados.

Las fortalezas que se perciben, creíblemente, oyendo a una junta ampliada del Comité Universidad Empresa Estado Sociedad (CUEES) de la subregión son, en primer lugar, intangibles construidos: una visión compartida del desarrollo y del bienestar, una institucionalidad público-privada que opera, un horizonte con estrategia para aprovechar las ventajas y participar más en los mercados y un espíritu optimista y un compromiso emocional con la región, de sano orgullo.

Aun si se castiga con un 30% de incredulidad lo que dice el liderazgo del CUEES, lo que han logrado construir con visión de futuro es extraordinario y se diferencia de las dificultades en los mismos aspectos que tienen otras regiones del país. Buenaventura, por ejemplo.

En Urabá están listos para hacer un desarrollo portuario a mediano plazo que será muy competitivo para exportar productos de Córdoba, el Darién chocoano y una parte del interior del país, aparte de banano y plátano, donde puede subir bastante de productividad. La dotación natural de la subregión es privilegiada y la infraestructura vial se defiende.

Necesitan dos cosas externas, a primera vista: i) mantener la cooperación de los distintos organismos e instancias del gobierno nacional, y ii) que las políticas contra el narcotráfico efectivamente logren el control territorial pleno por parte del Estado, disminuir los indicadores de violencia criminal y, como una consecuencia, sacar del universo cultural esa influencia tan dañina, más acelerada que paulatinamente. Claro está, el liderazgo regional es perfectamente consciente de eso.

En lo que tal vez no están tan nítidos, como dicen en algunos lados, es en el alcance y la sostenibilidad de la “cohesión social”, dada la variada composición racial de la población y la historia detrás. Sin duda, hay un enorme reto educativo y de capacitación para que un volumen de las demandas laborales de los nuevos desarrollos económicos —logísticos, por ejemplo —, pueda ser cubierto por personas de las comunidades locales. Eso es requisito para el bienestar y para la “paz social”.

Pero no solamente por la vía de los empleos se puede o se debe construir la cohesión social. Es necesario crear oportunidades para que la población históricamente en desventaja participe en la creación y la distribución de la riqueza, que al final es una vía más segura que la redistribución.

La población en desventaja no tiene el capital ni la gerencia para estructurar formas de rentabilizar activos o de crearlos. Se precisa una clara voluntad de los que pueden para facilitar esa participación popular en la riqueza, más allá de los salarios. Algo que puede comenzar con programas de desarrollo de pequeños proveedores, para no hablar de cosas más audaces.

El tema de la desigualdad no va a pasar de moda pronto y anticiparse es más sostenibilidad que generosidad.

@DanielMeraV

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.