En vivo
Falcao ingresa oficialmente al Rayo Vallecano
A esta hora Radamel Falcao García se incorpora oficialmente al Rayo Vallecano de Madrid en medio de una gran expectativa por los aficionados. El colombiano vestirá el dorsal número tres, y se espera que “El Tigre” debute este fin de semana en el clásico madrileño contra Getafe en una nueva jornada del campeonato español.
A esta hora Radamel Falcao García se incorpora oficialmente al Rayo Vallecano de Madrid en medio de una gran expectativa por los aficionados. El colombiano vestirá el dorsal número tres, y se espera que “El Tigre” debute este fin de semana en el clásico madrileño contra Getafe en una nueva jornada del campeonato español.
Minimizar
22 Aug 2021 - 2:00 a. m.

Ajuste inequitativo

En varias oportunidades advertí que el país había entrado en una economía de oferta que está expuesta a ajustes drásticos que no se podían dejar a la discreción del mercado.

El exceso de demanda sobre la oferta altera las cúpulas dominantes del sistema y no es sostenible. Mientras persista, la economía queda expuesta a ajustes traumáticos, como la reducción del salario, el aumento de la inflación, la entrada masiva de importaciones, la ampliación del déficit en cuenta corriente y las elevados cifras de desempleo. El ajuste provoca una fuerte reducción del salario con respecto a la productividad. La producción de las empresas es inferior a la demanda.

La dificultad de la economía está en que la demanda es muy superior a la producción. Si a ello se agrega que el salario descendió con relación a la productividad del trabajo, se tiene que los ingresos laborales caen abruptamente con respecto al PIB.

En el nuevo ajuste liderado por el mercado, los ingresos del trabajo evolucionan por debajo de la demanda agregada. Lo mismo se puede decir de la producción estimada con las nuevas ponderaciones del trabajo, determinadas por la reducción del salario con respecto a la productividad.

La demanda pasó a superar la oferta y propicia todo tipo de ajustes de mercado traumáticos. El salario desciende, la inflación sube, la balanza de pagos se deteriora y el empleo se contrae. Luego, se presenta una entrada masiva de importaciones que desplaza la producción nacional y amplía el déficit en cuenta corriente, que tiene como contraparte el disparo del desempleo.

Para completar, se configura un estado de baja del salario con respecto a la productividad, que descuadra toda la organización económica. Los ingresos laborales disminuyen con respecto a la demanda y la distribución del ingreso se deteriora en forma acelerada. El proceso de ajuste recae en los sectores laborales. Mientras en el segundo trimestre la demanda creció 17 %, el empleo aumentó 4 %.

Estamos ante el típico ajuste de las economías de oferta. La producción cae con relación a la tendencia histórica, la balanza de pagos se deteriora, los ingresos del trabajo, tanto por el empleo como por el salario, descienden con respecto al producto nacional y la distribución del ingreso medida por el coeficiente de Gini se deteriora.

La pandemia y el modelo económico configuraron un estado de producción inferior a la demanda que no es sostenible. Las economías operan por debajo de su potencial. Las acciones para aumentar la demanda agregada con respecto a la producción son inequitativas; los ingresos del trabajo bajan con relación al producto y el coeficiente de Gini de la distribución sube.

En términos concretos, el modelo de libre mercado induce un ajuste, en que la reducción del ahorro ocasionada por la pandemia y el aumento del déficit fiscal del 10 % del PIB se remedian con la reducción del salario por debajo de la productividad, el aumento del desempleo y el deterioro de la distribución del ingreso. Como se observa en la información del DANE, divulgada en la última semana, en el segundo trimestre la demanda creció tres veces más que los ingresos laborales.

La solución no puede ser distinta a la de elevar el ahorro y sostener el salario mediante reformas estructurales a la composición sectorial, la concepción monetaria, las transferencias de las rentas sociales y la política de salarios y empleo. En este contexto, la economía estaría en condiciones de mejorar rápidamente la distribución del ingreso dentro de un marco de crecimiento por encima de la tendencia histórica.

Comparte: