En vivo
Falcao ingresa oficialmente al Rayo Vallecano
A esta hora Radamel Falcao García se incorpora oficialmente al Rayo Vallecano de Madrid en medio de una gran expectativa por los aficionados. El colombiano vestirá el dorsal número tres, y se espera que “El Tigre” debute este fin de semana en el clásico madrileño contra Getafe en una nueva jornada del campeonato español.
A esta hora Radamel Falcao García se incorpora oficialmente al Rayo Vallecano de Madrid en medio de una gran expectativa por los aficionados. El colombiano vestirá el dorsal número tres, y se espera que “El Tigre” debute este fin de semana en el clásico madrileño contra Getafe en una nueva jornada del campeonato español.
Minimizar
29 Aug 2021 - 5:30 a. m.

El empleo a la deriva

El Gobierno está en trance de configurar una economía de oferta, en la cual la producción es menor que la demanda. En este modelo las acciones para ampliar la demanda con la política fiscal no afectan la producción y reducen el empleo. Por otro lado, la reducción del empleo tiende a contrarrestarse con subsidios selectivos a la contratación de trabajadores que reducen el nivel general de salarios. La organización es más dictada por las manifestaciones que por las causales.

El contraste tiene una clara manifestación en las dependencias oficiales. El ministro de Hacienda está montado en un déficit fiscal del 10 % del PIB, que aumenta la demanda a cambio de reducir el empleo. El ministro del Trabajo está comprometido en toda clase de subsidios para reducir el desempleo, que es causado por el déficit fiscal.

El modelo de libre mercado en un mundo expuesto a distorsiones y deficiencias estructurales terminó en una economía de oferta. La ampliación de la demanda para reactivar la economía no afecta la producción y reduce el empleo. Así lo confirma la información estadística del último año y medio. En el segundo trimestre la demanda creció 17 % y el empleo lo hizo en 4 %.

La verdad es que se configuró un marco económico de mayor demanda sobre la producción que se cubre con desempleo. La demanda se sostiene a cambio de salarios por debajo de la productividad y entrada masiva de importaciones que desplazan la producción y el empleo, y deterioran la distribución del ingreso.

Lamentablemente no se advirtió que uno de los avances importantes en la aplicación de la ciencia y la economía estuvo en la conformación de organizaciones de mayor oferta que demanda. La diferencia se llena con políticas fiscales y monetarias que aumentan la producción y el empleo. En cambio, en las economías de oferta la demanda es mayor que la producción. Las políticas fiscales y monetarias convencionales se tornan ineficaces. La política fiscal de déficit, como la actual, no afecta la producción y, en su lugar, contrae el empleo.

Nada de esto es nuevo. El estado de exceso de oferta se presenta en los países que dejan caer la tasa de ahorro y se exceden en los déficits fiscales para sostener y ampliar el consumo. En el error incurren los gobiernos que pretenden compensar las caídas del ahorro y la producción con la ampliación de la demanda, como sucede en la actualidad con las cuarentenas del coronavirus.

En el siglo XX se observa que las economías que operan con políticas fiscales y monetarias que mantienen la producción por encima de la demanda logran los mejores comportamientos en producción y empleo. Los países solo pueden operar con demanda por encima de la producción cuando los salarios se mantienen por debajo de la productividad, como sucedía en las economías feudales, o cuando se propician entradas masivas de importaciones. En este sentido, las economías de oferta significan un severo retroceso con respecto a las economías de demanda en términos de empleo, salarios y distribución del ingreso. Sin duda, las economías de demanda marcan un enorme avance con respecto a las economías del siglo XIX tanto en eficiencia como en equidad.

La solución a la crisis solo se puede alcanzar con un nuevo modelo que eleve el ahorro y sostenga el salario por encima de la productividad por medio de las reformas estructurales que he presentado en forma insistente. Ante todo, se plantea reducir el déficit fiscal y reorientar la política monetaria para regresar a la economía de demanda.

Comparte: