5 Sep 2021 - 5:30 a. m.

El retroceso del sector externo

La misión conformada por el Gobierno para reactivar y reorientar la economía presenta una severa crítica al modelo aplicado en los últimos 30 años. El informe reconoce el retroceso de la economía con respecto a los períodos anteriores y la tendencia histórica. A la luz de la información disponible de importaciones, exportaciones y balanza de pagos, atribuye el fracaso al desempeño del sector externo. En las últimas tres décadas las importaciones crecieron el doble que las exportaciones.

Sin embargo, el informe no profundiza en los detalles. Los pobres resultados se atribuyen a errores de ejecución, argumentando que la apertura fue mal hecha, y como solución se propone ahondarla para seguir haciendo lo mismo. El señalamiento ha sido aceptado sin mayor réplica por los autores y defensores de la apertura.

Como se advirtió desde un principio, los resultados de la teoría general de comercio internacional varían enormemente con las características de los países, en particular, con el grado de desarrollo. Hoy en día se advierte que las políticas que fueron buenas para los países desarrollados resultaron malas para los países de mediano desarrollo.

Los hechos se encargaron de demostrar que el libre comercio no opera en países que tienen ventaja comparativa en bienes de baja productividad y remuneración del trabajo y escasa demanda, como son los recursos naturales y los productos de primera necesidad. En estos países lo que se necesita son políticas estatales orientadas a modificar las estructuras comerciales y sectoriales.

En términos concretos, el fracaso de la apertura en Colombia obedece a la invalidez de la teoría clásica de libre comercio en países que tienen ventaja comparativa en los bienes de baja demanda y escaso adiestramiento de la fuerza de trabajo. Lo que estos países ganan por la adquisición de los productos importados en el exterior a menores precios lo pierden por la baja productividad y los salarios de los bienes exportados.

Así lo confirma la experiencia asiática, que hace 40 años tenía condiciones similares a las de América Latina. En contraste, los países del sureste asiático y China han alcanzado grandes avances en el sector externo y el crecimiento, en virtud de audaces políticas de planificación, industriales y tecnológicas que indujeron estructuras de comercio exterior de alta productividad y remuneración del trabajo. De esta manera, lo que los países ganan por adquirir los productos a precios más baratos en el exterior lo refuerzan con la estructura productiva que redunda en la expansión de exportaciones de bienes de alta remuneración del trabajo. La verdadera ventaja del comercio está en la ampliación del espacio para que los países puedan incrementar la producción de bienes de mayor productividad e innovación.

Luego del fracaso de la apertura, reconocido por sus grandes defensores, el país requiere una política menos generalista, en especial, distante del libre comercio. Ante todo, se precisan políticas industriales, tecnológicas y adiestramiento para conformar estructuras de mayor demanda y remuneración del trabajo. Si adicionalmente se sigue una política arancelaria de tarifas crecientes con la complejidad de los bienes y renegociación de los TLC, el país quedaría en condiciones de reducir las importaciones, aumentar las exportaciones y contraer el déficit en cuenta corriente. Así, el sector externo se convertiría en una fuente poderosa de producción, empleo, crecimiento del producto y mejoría de la distribución del ingreso.

Temas relacionados

Economía colombiana
Comparte: