En vivo
Falcao ingresa oficialmente al Rayo Vallecano
A esta hora Radamel Falcao García se incorpora oficialmente al Rayo Vallecano de Madrid en medio de una gran expectativa por los aficionados. El colombiano vestirá el dorsal número tres, y se espera que “El Tigre” debute este fin de semana en el clásico madrileño contra Getafe en una nueva jornada del campeonato español.
A esta hora Radamel Falcao García se incorpora oficialmente al Rayo Vallecano de Madrid en medio de una gran expectativa por los aficionados. El colombiano vestirá el dorsal número tres, y se espera que “El Tigre” debute este fin de semana en el clásico madrileño contra Getafe en una nueva jornada del campeonato español.
Minimizar
15 Aug 2021 - 5:00 a. m.

Inestabilidad comercial y laboral

En los últimos días la economía se vio seriamente afectada por diferentes aspectos que se atribuyen a fenómenos casuales. La explicación es mucho más global de lo que se supone. La economía pasa por una compleja transición que afecta las cúpulas dominantes, como son la producción, el empleo y la balanza de pagos.

La economía operó en el último siglo dentro del marco de las economías de demanda. La demanda es menor que la producción y el bache se llena con la política fiscal. El paso a la economía de oferta, producción menor que la demanda, significa grandes alteraciones en la producción, el empleo y la balanza de pagos.

La mejor ilustración está en el sector cambiario. En los últimos días hay una gran alarma por la elevación de la tasa de cambio, que se atribuye a todo tipo de interpretaciones casuísticas. La verdadera causa es el paso a la economía de oferta. La entrada de importaciones amplía el déficit en cuenta corriente y dispara el tipo de cambio. La devaluación es una forma de bajar el salario para estimular la producción.

Las economías de oferta no son reguladas por los ajustes perfectos del mercado supuestos en las concepciones clásicas y neoclásicas de equilibrio. El exceso de demanda se ajusta lentamente, ocasionando toda clase de perturbaciones traumáticas en las cúpulas dominantes de la economía. Luego de varias décadas de estabilidad de precios, la inflación se acelera. La balanza de pagos, que refleja el vínculo con el resto del mundo, muestra una enorme vulnerabilidad. Las importaciones crecen 50 %, el déficit en cuenta corriente se incrementa en 25 % y el tipo de cambio se dispara. El empleo cae 14 % con respecto a 2019 y los salarios descienden con respecto a la productividad.

En el sistema convencional la producción es mayor que la demanda y el bache se llena con el déficit fiscal. Sin embargo, el mecanismo deja de ser efectivo cuando la demanda iguala la producción. De allí en adelante el aumento de la demanda se neutraliza con el aumento de las importaciones, el incremento del déficit en cuenta corriente y la reducción del empleo. La limitación se trata de eludir con la entrada masiva de importaciones que desplazan el valor agregado nacional y el empleo y amplían el déficit en cuenta corriente.

Ahora, en el contexto de la economía de oferta, las importaciones sustituyen la producción nacional y amplían el déficit de la balanza de pagos, que tienen como contraparte la reducción del empleo y el salario. Así, el sistema se realiza por la vía de la reducción de los ingresos laborales, que deteriora la distribución del ingreso, y del debilitamiento de la estructura productiva.

La dificultad la anticipamos desde el momento que se dictaminó la cuarentena del coronavirus. En varias columnas advertí cómo la operación convertía la economía de demanda en una economía de oferta y se podía evitar con las reformas estructurales que he señalado reiteradamente en materia monetaria, comercial y sectorial, transferencias de las rentas sociales y política de empleo y salarios. En su lugar, se insiste en la cuadratura del círculo de bajar el salario.

El país termina en una economía de oferta con un mayor déficit en cuenta corriente y devaluación, aumento del desempleo, reducción de potencial de crecimiento, incremento de la inflación y deterioro de la distribución del ingreso. El mayor juego del mercado no significa más eficiencia y agrava la distribución del ingreso. La conciliación del progreso con equidad solo se puede lograr con reformas estructurales que eleven la tasa de ahorro y sostengan el salario por encima de la productividad.

Temas relacionados

Economía colombiana
Comparte: