En vivo
Falcao ingresa oficialmente al Rayo Vallecano
A esta hora Radamel Falcao García se incorpora oficialmente al Rayo Vallecano de Madrid en medio de una gran expectativa por los aficionados. El colombiano vestirá el dorsal número tres, y se espera que “El Tigre” debute este fin de semana en el clásico madrileño contra Getafe en una nueva jornada del campeonato español.
A esta hora Radamel Falcao García se incorpora oficialmente al Rayo Vallecano de Madrid en medio de una gran expectativa por los aficionados. El colombiano vestirá el dorsal número tres, y se espera que “El Tigre” debute este fin de semana en el clásico madrileño contra Getafe en una nueva jornada del campeonato español.
Minimizar
4 Jul 2021 - 5:01 a. m.

No se avanza en la distribución

En las teorías dominantes de la ciencia económica se considera que el crecimiento económico y la distribución del ingreso son separables. El axioma es controvertido por la evidencia del último siglo y por las cifras divulgadas a diario. En general se encuentra que en Estados Unidos el crecimiento económico tiende a ser impulsado por la alta rentabilidad del capital, que es la principal causa del mayor incremento del ingreso del diez por ciento más rico y del deterioro de la distribución del ingreso. En cambio, en los países de mediano desarrollo, como ocurre en Colombia y en varios de los países de América Latina, el crecimiento económico tiende a ser impulsado por el retraso del salario con respecto a la productividad, que es la principal causa de la disminución de la participación del trabajo en el PIB y del elevado coeficiente de Gini.

Las condiciones descritas se vieron agravadas por la cuarentena del coronavirus y los desaciertos para enfrentarlo que precipitaron la reducción del ahorro y tiene su manifestación más visible en el déficit fiscal de 9 % del PIB.

En los países desarrollados el efecto se ha absorbido por el mayor ahorro de los sectores de mayores ingresos. El impacto sobre la distribución del ingreso fue de menor grado. Por su parte, en Colombia recayó en los ingresos del trabajo. Dentro de la directriz dictada por el modelo económico, el Gobierno ha impulsado reformas tributarias que reducen los ingresos laborales y deterioran la distribución del ingreso. Aún más deplorable, es la política actual de propiciar la entrada masiva de importaciones que vienen a desplazar la producción y el empleo nacional. En abril las importaciones crecieron 50 %, la suma de la producción nacional y las importaciones 27 % y el empleo 17 %. Sin duda, en la actualidad la distribución del ingreso y la pobreza se ven seriamente agravadas por la caída de los ingresos laborales y el aumento del desempleo inducidos por el modelo económico que prevaleció en los últimos treinta años.

El crecimiento con equidad solo se logra cuando la tasa de ahorro y el salario evolucionan en la misma dirección. El postulado no se cumplió en los últimos treinta años por el modelo de libre mercado y austeridad monetaria que inducen a colocar el salario por debajo de la productividad para sostener el ahorro y la producción. El crecimiento se consigue a cambio de la inequidad.

En Colombia el ajuste para absorber la reducción del ahorro ocasionado por la cuarentena del coronavirus se realiza por la reducción de los ingresos laborales provenientes de las reformas tributarias, y lo más grave, por entradas masivas de importaciones que incrementan el déficit en cuenta corriente y tienen como contraparte el desempleo. Así el modelo de libre mercado, equilibrio competitivo y austeridad monetaria conduce a un estado de deterioro creciente de la distribución del ingreso por la vía del salario y el desempleo, que desatan la inconformidad y la protesta social.

La alternativa, que he presentado en forma insistente desde que se promulgó la cuarentena de la pandemia, es un modelo que eleve el ahorro y sostenga el salario por encima de la productividad mediante reformas estructurales a la composición del comercio internacional, la concepción monetaria, las transferencias de las rentas públicas al capital y la política laboral.

Hace seis meses la solución se podía lograr en buena parte con el replanteamiento de la concepción monetaria. Pero ahora ante el cuantioso déficit en cuenta corriente agravado por la entrada masiva de importaciones, es necesario avanzar simultáneamente en los dos frentes. La reforma del sector externo no da espera.

Temas relacionados

OpiniónMacroeconomía
Comparte: