Publicidad
15 May 2022 - 5:30 a. m.

¿Golpe de Estado?

Opinan y opinan con las vísceras, pero no se han leído el nuevo Código Disciplinario aprobado por el Congreso hace unos meses. Precisamente en virtud del mismo, la Procuraduría sí puede suspender y hasta destituir a funcionarios elegidos popularmente. Este Código no ha sido declarado inconstitucional, por lo que se presume su legalidad. Estas normas se expidieron para ajustar la legislación colombiana a la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos relacionada con la destitución de funcionarios elegidos popularmente, como consecuencia de un fallo que le tuteló algunos derechos a Gustavo Petro.

Justamente en aplicación de esta normativa, la procuradora Margarita Cabello decidió suspender al alcalde de Medellín, Daniel Quintero, por apoyar a Petro y al alcalde de Ibagué, Andrés Hurtado, por apoyar a Fico.

Daniel Quintero, alias Pinturita, dijo, una vez se enteró de la suspensión, que era un “golpe de Estado”. No sabíamos que era presidente, porque hasta hace unos pocos días era profesor para enseñar a manejar. Además, el golpe de Estado es dado por alguna fuerza ilegal y la procuradora no está actuando por fuera de la ley.

Algunos sostienen que estas suspensiones son ilegales porque priman las normas que le dan competencia a la CorteIDH. Pero lo que esta señaló es que la Procuraduría debía ajustarse a esas normas, y eso fue precisamente lo que hizo.

Si los altos funcionarios como la procuradora, el contralor y el fiscal actúan, mal, pero si no lo hacen, también.

Los petristas, incluido el candidato Petro, siempre han creído que están por encima de la ley. Y resulta que no, así se victimicen con las decisiones de los órganos de control y los jueces de la República.

Dijo la doctora Cabello: “No se equivoquen conmigo”, y es que quienes no han seguido su trayectoria personal y profesional tienden a subestimarla. Se equivocan, porque cuando fue presidenta de la Corte Suprema de Justicia sus colegas le decían la dama de hierro.

El alcalde Quintero cree que los colombianos somos idiotas al decir que la frase de “el cambio en primera” era para promover la buena educación vial. Lleva ya varios años haciendo política activa desde la Alcaldía, traicionando a muchos de sus electores que nunca supieron que él era petrista, porque seguramente no habrían votado por él de saberlo. Engañó a sus votantes y eso es imperdonable en política (aunque los políticos casi siempre mienten).

Con la venia de los lectores, déjenme hacer una reflexión que no tiene nada que ver con Pinturita. A tan solo dos semanas de la primera vuelta, la mayoría de los colombianos estamos aburridos con la guerra sucia y la polarización. Qué desastre de país, en donde nunca hemos podido tener, como nación, un propósito común. Lamentable.

Notícula. Es una lástima en lo que acabó Avianca, otrora aerolínea magnífica. Ahora es de bajo costo, pero en sus sillas, su servicio y su impuntualidad, porque los precios siguen, literalmente, por las nubes. Y tiene vocación de empeorar.

Recibe alertas desde Google News