Publicidad

De viajes, canciones, libros y mentiras

Fernando Araújo Vélez
18 de febrero de 2024 - 02:10 a. m.

Entonces, y por unos cuantos días, volví a otros tiempos, lejanos tiempos, y de a pocos fui recuperando algunos detalles de humanidad perdidos en viejas canciones de Aretha Franklin o de Charles Aznavour, en libros de Kafka o de Tolstói, y en imágenes de películas de Truffaut o de Hitchcock. Rescaté frases, colores, descripciones, sonidos, hábitos, y entre toda aquella melancolía fui constatando que cada pequeño acto de búsqueda tenía un propósito y encarnaba una, varias razones de ser, y una, varias consecuencias. Había elegido. Había elegido en vez de haber sido elegido.

Le sugerimos leer más columnas de El caminante: La mujer del libro en el parque

Había elegido escuchar Let it be en la versión de coros góspel de Aretha Franklin entre cientos de opciones, y aquella elección me había llevado a la de John Lennon, y en la búsqueda me había topado con Charles Aznavour y Venecia sin ti, y a los discos de Frank Quintero, un venezolano que letra tras letra hablaba, cantaba, sin necesidad de literalidades, sobre la importancia de lo pequeño, de la descripción y lo sencillo. “Cierra los ojos y con suavidad deja descansar tu cabeza hacia atrás…”. En la medida en que buscaba, comprendía que en aquel gesto de pasar y pasar discos y libros y cintas de video había infinidad de recuerdos entreverados, de reencuentros y elecciones.

Podría interesarle leer: Yo te defino, tú me defines

En una palabra, había un montón de decisiones, y en una frase que alcanzó a sorprenderme, e incluso a maravillarme, había miles de elecciones de mi pasado que con el tiempo se habían despojado de sus cargas de bien y de mal, porque cada disco y cada libro y película habían sido una decisión, sí, pero también habían originado otras decisiones, me habían llevado a distintas acciones. Por una canción, por citar un ejemplo, me endeudé hasta donde no podía para desviarme varios cientos de kilómetros de mi destino inicial y llegar a Venecia para cantar allí Venecia sin ti.

Y para seguir con los ejemplos sueltos, por un libro, Anna Karenina, me enredé en un adulterio, y por una película, El ladrón de bicicletas, mentí una y varias veces.

Fernando Araújo Vélez

Por Fernando Araújo Vélez

De su paso por los diarios “La Prensa” y “El Tiempo”, El Espectador, del cual fue editor de Cultura y de El Magazín, y las revistas “Cromos” y “Calle 22”, aprendió a observar y a comprender lo que significan las letras para una sociedad y a inventar una forma distinta de difundirlas.Faraujo@elespectador.com

 

Clara(ffpw1)19 de febrero de 2024 - 02:16 p. m.
¡ Que asalto de evocaciones! todo un deleite para mi alma, gracias.
Felipe(c4w2p)18 de febrero de 2024 - 06:58 p. m.
linda columna . idea que comparte la pelicula vidas pasadas
Felipe(c4w2p)18 de febrero de 2024 - 06:37 p. m.
linda columna
Edgar(40706)18 de febrero de 2024 - 02:51 p. m.
Lo comparto totalmente.
Concha(99107)18 de febrero de 2024 - 02:47 p. m.
Como siempre, es un bálsamo su columna, gracias!
Ver más comentarios
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar