Publicidad
14 Aug 2022 - 5:30 a. m.

Justicia y dignidad

A mano alzada

Petro, Duque y Felipe VI entendieron cuál era el alcance del mensaje simbólico de la espada de Bolívar y lo hicieron manifiesto. La diferencia es que, mientras el nuevo presidente miraba al futuro, el expresidente Duque y el rey continuaron atados al pasado. Porque la espada de Bolívar no es una metáfora sino un símbolo que sobrepasa lo circunstancial, lo anecdótico. Sin duda ha representado a un líder y a un pueblo que lograron hacer posible lo imposible: la independencia. Pero, como todo símbolo, no es estático y evoluciona.

Una cosa fue La Marsellesa escrita en 1792 con el título de Chant de guerre pour l’armée du Rhin. Canto a la guerra cuando se enfrentaron austriacos y franceses. Y fue algo nuevo y distinto cuando De Gaulle la entonó el 26 de agosto de 1944 al terminar el desfile de la victoria tras la liberación de París. Fue entonces un canto de libertad.

Síguenos en Google Noticias