Publicidad
2 Mar 2022 - 2:30 p. m.

Generalizamos y echamos a perder un buen trabajo

Una palabra inadecuada o, una generalización impropia pueden echar a perder un buen trabajo. Nos pasó con un informe sobre el panorama político en Barranquilla. La presentación de un titular nos mereció un #JalónDeOrejas al identificar a la capital del Atlántico como “la tierra de la compra de votos”, ya que aunque la agenda noticiosa del momento es precisamente la de Barranquilla por las declaraciones de Aida Merlano sobre cómo funciona la compra de votos, eso no quiere decir ni que sea un problema solo de Barranquilla, ni que esa ciudad entera esté envuelta en esos esquemas.
Fidel Cano Correa

Fidel Cano Correa

Director de El Espectador
Publicidad

Una palabra inadecuada o, una generalización impropia pueden echar a perder un buen trabajo. Y, sí, quizás uno pueda defender el uso pero al final si se pudo leer como una perversidad a las claras debimos escoger mejores palabras.

La primera nos pasó con un informe sobre el panorama político en Barranquilla. Estamos yendo a las regiones a palpar el ambiente electoral y los temas particulares que van jugando en la campaña en el nivel local, y esta última semana estuvimos con enviada especial en Barranquilla.

Pero más allá de lo que de decía en el contenido producido, la presentación desde el titular, en particular en el llamado de primera página de nuestra edición del domingo, nos mereció un #JalónDeOrejas, bastante justo debo decir, al identificar a Barranquilla como “la tierra de la compra de votos”.

Ya les digo, puede uno explicar que el escándalo sobre compra de votos en la agenda noticiosa del momento es precisamente la de Barranquilla por las declaraciones de Aida Merlano sobre cómo funciona esa operación criminal. Pero eso no quiere decir ni que sea un problema solo de Barranquilla, ni que Barranquilla entera está envuelta en esos esquemas.

Centralista, discriminatorio, generalizante y miope esa descripción, justo y necesario el #JalónDeOrejas

El otro es un poco más discutible y fue en la presentación de un mini-documental construido alrededor de la familia de uno de los menores de edad que cayeron bombardeados en el Chocó por la Fuerza Pública. El propio título de ese video a las claras muestra que no se trataba de un trabajo para eximir la responsabilidad del Estado ni mucho menos: “Yuber no era una máquina de guerra”.

Sin embargo, en el anuncio de presentación, incluimos las cifras de menores de edad muertos en operaciones militares y pusimos que habían fallecido en dichas operaciones. ¡Quien dijo miedo! Sin ver el video, sin leer siquiera el título, nos acusaron de estar escondiendo la realidad para proteger a la Fuerza Pública. Ajá.

En otras acusaciones, también se quejaron muchos anti-aborto por nuestro cubrimiento de la decisión histórica de la Corte Constitucional la última semana despenalizando el aborto libre hasta las 24 semanas de gestación. Nos acusaron de no darles voz a los opositores.

Y la verdad es que tuvimos la discusión interna, en particular por algunas declaraciones y videos y tiktoks clickeros de personajes famosos a los que muchos colegas les dieron amplia difusión. La decisión fue, claro que les damos espacio a quienes con argumentos interesantes dan el debate contra el aborto libre, pero eso sí no les damos espacio a una cantidad de intervenciones desinformadas, que parten de lo que no dice la sentencia, para generar debates que no tienen que ver con la realidad.

Termino con unas perlas.

Una la pescó @samuelgmezhinc1 en un destacado con una frase del presidente francés, Emmanuel Macron, precisamente sobre el ataque a Ucrania: “Rusia debe poner inmediatamente a sus operaciones militares”.

Supongo, Samuel, que “fin” fue lo que dijo Macron y que nosotros nos tragamos.

Otro muy ha lugar lo pescó @JotaBD con un error que no porque se esté volviendo común se puede dejar pasar y es el uso del verbo “conllevar” como si fuera sinónimo de “llevar a”. Nos pasó en el anuncio de un video explicativo de la invasión donde nos preguntábamos si podía “conllevar a” una Tercera Guerra Mundial.

Conducir a o llevar a quizás sí, pero conllevar sus efectos es lo que nos va a tocar por lo pronto.

La perla final va para un periodista de nuestro equipo de País que a las claras no sabe que el departamento no es de César, ni Gaviria ni otro César, sino del Cesar. Tres títulos en una sola semana, identificándolo como el departamento del César.

Y, de postre, en uno de ellos, Curumaní quedó convertido en Curcumaní.

Y después nos incomodamos cuando dicen que somos centralistas.

Fidel Cano Correa

Por Fidel Cano Correa

Director de El Espectador desde 2004. Previamente fue editor general, editor económico y redactor deportivo. En 2011 ganó el Premio de Periodismo Simón Bolívar a la Mejor Crónica y fue escogido como el Periodista del Año del mismo premio en 2006. Máster en periodismo de Northwestern University y filósofo de la Universidad de los Andes.@fidelcanocofidelcano@elespectador.com
Recibe alertas desde Google News