4 Sep 2021 - 5:00 a. m.

Dios y el Estado

En el momento en que se entroniza a Dios en el manejo de los asuntos públicos, lo que se puede esperar es mucha sangre, persecución y violencia.

Como dijo alguien, llega un momento en que no basta la represión del Estado, es necesario echar mano de un poder ficticio. Nosotros somos los llamados, los iluminados, y te perseguimos y te matamos porque estamos investidos de un poder ultraterrenal. Eso pasa en Afganistán hoy en día, con los que llegaron al poder en nombre de Alá. Y pasa aquí cerca también, por ejemplo en Venezuela, donde el tiranuelo Maduro se adueñó del país en nombre de un poder que supuestamente le confirió la historia y que vendría de nadie menos que de Simón Bolívar. ¡Esa es la mentira, la ficción!

La religión, tan explicable, tan humanamente comprensible en el ámbito íntimo y personal —si Dios existe, quién es; si Dios no existe, quién soy, decía un famoso escritor italiano—, la religión, digo, es la mayor plaga que pueda concebirse cuando es usada para dominar y oprimir a los demás. Esto tiene un largo prontuario a lo largo de los siglos. Por eso la única salida es un Estado laico, con unas leyes que regulen las relaciones de los ciudadanos con ese Estado y entre ellos mismos.

Todo lo que se haga en nombre de la religión para juzgar, descalificar, condenar o satanizar a los demás trae injusticia, violencia y persecución. Cuánta sangre se ha derramado en defensa de Dios. O de Alá. Cuánta gente se ha degollado y quemado y asesinado. Nada que dé más miedo que los sacerdotes de cualquier culto metidos a gobernantes, a teócratas.

Y tengan ustedes la seguridad de que entre los oprimidos siempre hay alguien más oprimido que todos: las mujeres. Muchos credos religiosos las han condenado, en diversas etapas de la historia, a estar sojuzgadas por los hombres, a encerrarse, a taparse, a no estudiar ni trabajar, a no hablar ni opinar, a no reírse ni cantar, a no poder besar con pasión ni gozar del amor. Y la forma más desgraciada de oprimirlas, esta sí vigente en Colombia y en muchas sociedades actuales, es obligarlas a gestar hijos y a parirlos así no lo quieran. La religión, todas las religiones monoteístas por lo menos, condenan el aborto, lo que es a mi entender la forma más cruel de doblegar a una mujer, de partirla en dos. Tomando violentamente posesión de su cuerpo. Y de su corazón y de su destino.

¿Qué les espera a las mujeres y a las niñas en Afganistán? Se llena uno de angustia pensándolo.

¿Cuánto tiempo más seguirá la religión persiguiendo a las mujeres? Juzgándolas, manchándolas con los pecados que se ha inventado.

Yo oigo al presidente Duque invocar a la Virgen y me doy cuenta de lo mal que estamos. De lo retrasados que estamos. De los abismos y los precipicios que bordeamos.

No, no me hables de la Virgen de Chiquinquirá, mejor haz lo que debes hacer: defiende la vida, defiende la libertad, defiende la justicia y la igualdad más elementales. No reces ni invoques tanto, sé un ser un humano de verdad, con hondos sentimientos, con hondos motivos éticos. No religiosos.

Esos guárdatelos para tu casa.

Temas relacionados

Religión
Comparte: