Publicidad
24 Jun 2022 - 5:00 a. m.

Fumigación con drones

El pasado 14 de junio comenzó a circular por las redes un artículo que se puede consultar por Google, titulado: “US seeks to use drones in crop spraying tasks in Colombia”, en español: “Los EE. UU. intentan usar drones en las tareas de fumigación en Colombia”.

Dada su gran importancia, traduzco a continuación lo más exactamente posible el artículo citado. Pero además de este, aparecen en las redes unos tres o cuatro artículos similares con la misma intención del gobierno estadounidense: ayudar a Colombia a erradicar los cultivos de coca.

“El Departamento de Estado de los Estados Unidos ha comenzado el proceso de búsqueda de un sistema de drones con el fin de ayudarle a la Policía de Colombia a avanzar en sus tareas de erradicación de los cultivos ilícitos en el país, de la coca en especial”.

“El documento convoca a los contratistas para que coticen sus soluciones para estas operaciones de erradicación, enfatizando que “los cultivos de coca en Colombia permanecen en niveles récord y que las operaciones de erradicación en el país continúan siendo peligrosas”.

“La idea de emplear drones para minimizar los riegos del personal al servicio de la ley en la erradicación manual y acelerar la velocidad de esta, proviene de los peligros de las minas antipersonales, de las emboscadas de los criminales o de la presencia de animales salvajes”.

“En los documentos públicos del Departamento de Estado se solicita cotizar dos tipos de sistemas de drones, a saber: uno para levantar un mapa del área a ser fumigada y otro para emprender las funciones de fumigación”.

“Se menciona, además, en los documentos aludidos, que los drones deberían ser capaces de fumigar 16 hectáreas en dos horas sin necesidad de ser recargados. Exigen, así mismo, que los sistemas cotizados no podrán ser fabricados con componentes chinos”.

Y finaliza así mi referencia: “Los pliegos de cargos, a pesar de lo detallados acerca de la claridad de sus objetivos, de planes de fumigación y especificaciones, no son claros sobre cuál será el producto químico con el cual se fumigará”. El glufosinato de amonio, ¿se insinúa como remplazo por sus ventajas sobre el glifosato?

Como es suponer, la condición clave para firmar la frágil Paz de la Habana fue la tolerancia de los cultivos de coca. Por eso saltamos de ochenta mil quinientas hectáreas sembradas en 2013 a unas doscientas cuarenta y cinco mil hoy, de acuerdo con la Oficina para el Control de Drogas de EE. UU.

Dudo que nos toleren los gobiernos de los países industrializados la NO aspersión aérea de la coca con los nuevos herbicidas de amplia aceptación mundial sin tomar ellos medidas fuertes contra nosotros, como, por ejemplo, dificultando o imposibilitando en forma astuta, sin alardes ni amenazas, sus financiaciones para Colombia.

Síguenos en Google Noticias