Publicidad
17 Aug 2022 - 5:01 a. m.

De nuevo: El papel del Estado (II)

Construir democracia

La concreción en Colombia del proceso de modernización del Estado implica desarrollar articuladamente: la descentralización; la regionalización; la planeación indicativa participativa; y la democratización, dentro de un plan de desarrollo sostenible.

Para complementar los planteamientos formulados en la columna anterior y como una contribución al debate sobre el tema, me ocuparé hoy de presentar un conjunto de conceptualizaciones, que esperan ser apropiadas mediaciones entre la concreción y la abstracción, a propósito de: la modernización del Estado; la descentralización; la regionalización; la planificación indicativa participativa; la democratización; la gobernabilidad democrática y el desarrollo sostenible. Veámoslas.

¿Qué es la modernización del Estado? Es un proceso político-social, económico, cultural, ambiental, administrativo, científico, técnico e innovativo, dirigido a la actualización y fortalecimiento del papel del Estado, mediante el replanteamiento de los procesos de la descentralización, la regionalización, la planificación indicativa-participativa y la democratización.

No debemos olvidar que el proceso de reforma del Estado debe articular los diferentes intereses internos y su viabilidad –hoy y hacia el futuro- depende de las relaciones internacionales dentro de las cuales ella tiene lugar. Tenemos entonces que replantear el Estado para hacerlo viable y estudiar con precisión: i. El presupuesto de divisas. ii. El sistema de contratación de los empréstitos. iii. La reformulación, desde la Contraloría General de la República, del control fiscal sobre los ingresos y egresos de la Nación. iv. La formulación de una seria política anticorrupción(1). v. El incremento de las exportaciones. vi. El diseño de una vigorosa política exterior; y vii. Organizar, con el apoyo internacional, una convocatoria para consolidar nuestra democracia -de tal manera- que nos permita enfrentar con eficiencia y eficacia las combinaciones actuales entre el narcotráfico, la guerrilla, las disidencias de las FARC, el paramilitarismo y la delincuencia común.

Recordemos que el manejo del Estado y las nuevas relaciones entre los sectores público y privado implican saber hacia dónde se va, cuál es el proyecto que tenemos y cuál es el tipo de sociedad que estamos invitados a construir. Como sostuvo Luis Jorge Garay, organizar el Estado como institución jurídico-política, racionalizadora de los intereses generales, implica un cambio en la racionalidad y operatividad política, administrativa, económica, técnica y financiera del mismo. No olvidemos: Si ello no se realiza de manera articulada, la gobernabilidad democrática(2) será imposible y fácilmente colapsará la capacidad de gobernar. Pasemos a la descentralización.

La descentralización. Es un proceso político-económico, administrativo y técnico, dirigido al replanteamiento de las relaciones entre el poder central y los entes territoriales. Se trata de una redistribución del poder en los aspectos político, financiero, administrativo y técnico. Tomada en su conjunto, busca la redistribución del poder en los diferentes niveles territoriales de la Nación. Esa redistribución, ha sido planteada en las dimensiones administrativa y fiscal.

La regionalización. Podríamos entenderla como el proceso dirigido a la subdivisión y ordenamiento espacial del territorio para definir aspectos económicos, sociales, políticos, culturales y ambientales del país, dentro del contexto actual de la globalización. Según la definición gubernamental vigente, tenemos las siguientes regiones de planificación en Colombia: Costa Atlántica, Orinoquía, Amazonía, Centro Oriente y Occidental(3).

A través de estas regiones, se busca: desarrollo armónico, autonomía administrativa, coordinación interinstitucional entre organismos nacionales, regionales, departamentales, metropolitanos y municipales; planificación y programación de la inversión e incorporación de las regiones de planificación al sistema nacional de planeación(4). Complementariamente, el papel de las regiones debe permitir el desarrollo de las políticas vinculadas a la inversión pública; la integración y el fortalecimiento del sistema urbano regional; el desarrollo y el crecimiento de las economías regionales y la coordinación de objetivos de planes nacionales, regionales, departamentales y locales.

La planificación indicativa participativa. En nuestros días, la planificación puede ser entendida como un medio para subordinar las leyes económicas y el desarrollo de la sociedad, a la acción de la voluntad humana. En una sociedad como la colombiana, tiende a ser participativa, concertada e integral. Por tanto, debe ser una herramienta indispensable para la racionalización de la gestión e inversión públicas. Un estadista contemporáneo la emplea con flexibilidad para realizar sus proyectos políticos.

La democratización. Es un complejo proceso político, social, económico, cultural y ambiental, dirigido a crear condiciones que permitan la participación consciente de la mayoría de la población en los procesos de toma de decisiones. Es un proceso complementario de los anteriores que debe permear la actividad de los ciudadanos y facilitar la existencia de una nueva cultura política. Con la elección popular de alcaldes y gobernadores; de las juntas administradoras locales (JAL); y de los consejos municipales y locales de juventud, hemos logrado avances que deben aclimatarse con más intervención de la sociedad civil en las decisiones que afectan sus intereses. Ocupémonos ahora del liderazgo político democrático.

¿Qué entiendo por líder político democrático? Es un ciudadano(a), conductor(a) y jefe que, con prestigio intelectual y humano, asume un proyecto histórico capaz de generar seguidores organizados y comprometidos democráticamente con su causa, para el ejercicio del poder. Es una persona reconocida por su capacidad de mando y de ejecución, que está identificada con el proyecto político que desarrolla históricamente. Notemos que, sin nuevos líderes políticos democráticos y éticos, el proyecto presentado por el Señor Presidente Petro, no alcanzará los objetivos trazados.

¿Y qué por gobernabilidad democrática? Es la capacidad del sistema político para ejecutar políticas públicas, dirigidas a la realización de un proyecto, que permita: i. La institucionalización de los derechos fundamentales de la mayoría de la población. ii. Asegure la estabilidad de un orden político democrático. iii. Garantice la comunicación ética entre el gobernante y los gobernados; y iv. Permita una acción eficiente y eficaz.

¿Y qué podemos entender por desarrollo sostenible? Es un proceso social global que satisface los derechos fundamentales de la población; protege los recursos naturales mediante el empleo de tecnologías limpias; no sacrifica las generaciones presentes ni futuras; y facilita la construcción de una sociedad centrada en la dignidad humana.

En gran síntesis: me inclino a pensar que la concreción en Colombia del proceso de modernización y fortalecimiento del Estado, implica desarrollar articuladamente: la descentralización; la regionalización; la planeación indicativa participativa y la democratización, dentro de un Plan de Desarrollo centrado en lo humano. Para ello debemos preparamos. Y si los planes de desarrollo futuros y las políticas de nuestro Estado no se orientan en el anterior sentido, percibo un alto peligro para la estabilidad democrática y entrevería entonces, el reaparecimiento de formas dictatoriales para el mantenimiento del orden-desorden. roasuarez@yahoo.com

__________________

Referencias

1. Véase la intervención del Señor Presidente Petro, en el Acto de posesión de los ministros, el 7 de agosto del presente, en La Casa de Nariño.

2. Véase del autor: La gobernabilidad democrática. (2012). Universidad Javeriana, Grupo Editorial Ibáñez. Bogotá. pp. 31-47; 55-60; 87-96.

3. Se me presenta de gran utilidad, estudiar las propuestas de Orlando Fals Borda al respecto.

4. De una gran significación se me presenta la designación, que ha hecho el Señor Presidente Petro, de César Ferrari, como Director del Departamento Nacional de Planeación. El papel estratégico de esta Institución, debe ser replanteado y va a ser inmensamente útil su coordinación con el Ministerio de Hacienda…

Síguenos en Google Noticias

Temas relacionados

El papel del Estado