7 Jul 2021 - 5:00 a. m.

Hippies y poliamorosos, ¿son la misma vaina?

Rara vez coincido con Felipe Zuleta Lleras, sobre todo desde que sufrió una metamorfosis que lo transformó de periodista acucioso a obsecuente admirador de la figura (cada día más redonda) del subpresidente Iván Duque. Pero el domingo pasado coincidimos en algo que escribió para El Espectador: “El matrimonio es contra natura, así la Iglesia se empeñe en sostener lo contrario. Nada dura para siempre y la vida en pareja no es una excepción”.

Es un tema que me obsesiona, aunque no al grado de Zuleta Lleras, quien ahí mismo confiesa ser “una persona inestable, neurótica, impaciente y con trastorno obsesivo compulsivo”. (Ver columna).

La coincidencia en la aversión a la convivencia conyugal es de vieja data, incluso podría salir con que “lo dije yo primero”. Hace bastantes años escribí para Semana una “Diatriba contra el matrimonio”, por los días en que me separaba de la mujer que más he amado, y dos años después en tono aún más radical afirmé en El Espectador que definitivamente “Hay que abolir el matrimonio”.

Pero no hablo como un damnificado del amor, sino en representación de quienes creen que “es de humanos el deseo: por tanto, el amor entre dos no se puede decretar para siempre y la rutina de la convivencia es el veneno que mata primero la pasión, luego el amor, a continuación la armonía y por último la paciencia mutua”.

Por los días en que escribí la columna que acabo de citar hablaba en nombre de los poliamorosos, entendidos no como unos promiscuos sino como personas que establecen relaciones de carácter no exclusivo o posesivo, por una razón ligada al sentido común: es humanamente imposible excluir de nuestros gustos a personas que más adelante conoceremos y no sabemos si nos van a gustar.

En consonancia con lo anterior, propuse algo así como la premisa para una mejor comprensión del poliamor: “Te amo, pero no puedo saber si dejaré de amarte o si empezarás a amar a otra persona. Lo más sano entonces será que nos amemos hasta que uno de los dos diga ya no más, respetando siempre la independencia y la libertad mutuas, sin olvidar de todos modos que lo más bello sería si tú y yo nos amáramos para siempre”.

En días recientes recibí en mi casa a alguien que coincide con el postulado anterior, aunque le dio por llevarme la contraria en la filosofía de los poliamorosos, que yo creía una novedad: “no, señor, eso del poliamor ya existía. Se llama hippismo”.

Me dejó frío, sobre todo porque haciendo un breve seguimiento del tema descubrí que podría tener razón, los hechos parecían demostrarlo. El hippismo pregonaba el amor libre (“Make love, not war”) y el concierto Woodstock (1969) fue la demostración de que no era palabrería, que lo practicaban.

Si de diferencias entre hippismo y poliamor se ha de hablar, este último propone un cambio de paradigma. Lo de los hippies quedó atrás, fue un estallido lúdico de la juventud similar a Mayo del 68, cuando la consigna era “seamos realistas, pidamos lo imposible”. Pues bien, ahora se trata de pedir lo posible, de hacer un replanteamiento de fondo en las relaciones de pareja que facilite un entendimiento sobre bases reales, no para perpetuar las relaciones machistas y menos el modelo católico, que se enfoca en casarse para tener hijos, para procrear.

Hace muchos años, cuando comenzaba mi carrera periodística, estuve en Cuba cubriendo para Alternativa los 20 años de la revolución cubana, que coincidía con los 26 años del asalto al Cuartel Moncada, y durante los dos días que permanecí en Holguín conocí a un trío de europeos: una fotógrafa francesa tan hermosa como una diosa griega, un periodista de la misma nacionalidad y un holandés, todos muy bien plantados, que andaban justos de arriba para abajo.

En la mañana la veía a ella tomada de la mano del fotógrafo holandés, almorzaban juntos los tres y en la tarde al que abrazaba o besaba era a su paisano el periodista francés, y así. Supongo que compartían los tres la misma habitación. Sea como fuere, ahí vi por primera vez lo que hoy se conoce como una relación poliamorosa, y lo único que lamenté fue no formar parte de ese combo. No porque quisiera integrarme a sus noches de pasión, sino porque esa mujer, con su libertad para entenderse de igual a igual con dos hombres a la vez, me dejó marcado para siempre.

Hoy soy yo el que ha tomado el curso de la libertad amorosa, afectiva y sexual que propone el poliamor, y no tendría inconveniente en reconocer que amo a dos mujeres que se conocen y se quieren como amigas (nos son bisexuales, que conste) y nunca se me ocurriría exigirles fidelidad ni compromiso. La pandemia por supuesto ha contribuido para ser cuidadosos, pero la parte positiva -y sana- es que una de ellas vive en otra ciudad.

En todo caso, aquí no se trata de proponer que los demás sigan el ejemplo del suscrito o el de la fotógrafa francesa, sino de brindar claridad en que está mandado a recoger el esquema que ordena una vida conyugal (con-yugo, ¿sí se la pillan?) “hasta que la muerte los separe”.

Hay que poner entonces las relaciones de pareja sobre un terreno ético, donde la libertad individual y la ausencia de ánimos posesivos marquen la pauta. El día que por fin aprendamos a vivir ajenos a la moral judeocristiana que nos ata a preceptos religiosos antes que al sentido común, aprenderemos a ser verdaderamente libres.

Post Scriptum. Lo que está ocurriendo en el sur del país muestra un desprecio total por las vidas humanas. Fuerzas oscuras al servicio solapado de este Gobierno están produciendo esas decenas de jóvenes muertos, mujeres violadas, torturados, desmembrados y desaparecidos, a los que ven tan solo como bajas colaterales hacia el objetivo supremo de aterrorizar a los colombianos para que dejen de salir a la calle a protestar.

@Jorgomezpinilla

Jorge Gómez Pinilla

Comparte: