Publicidad

Columna de Jorge Tovar: El problema de la Superliga europea

Jorge Tovar
06 de febrero de 2024 - 01:29 p. m.

Liderada por el Real Madrid, la Superliga va a canalizar hacia los clubes más ricos del mundo los millones que generan las competiciones continentales del fútbol europeo.

La Uefa, criticable en muchos aspectos, distribuye mejor los recursos. A 2023, ingresó por competiciones de clubes unos 3.700 millones de euros por temporada. De ese monto, aproximadamente, un 9 % se dedica a los gastos de organización del torneo. El 7 % se dedica a pagos solidarios. Estos se realizan a clubes que no participan en fase de grupos de la Champions League o Uefa Europa League siempre que tengan programas de desarrollo juvenil validados. Un 80 % de los pagos solidarios se distribuyen a federaciones con al menos un club en Champions League y el 20 % a aquellas sin equipo en Champions.

El 5 % de esos 3.700 millones de euros se reserva para el fútbol europeo, y el 79 % a los clubes participantes en Champions, Supercopa y Uefa Europa League. Naturalmente, la mayor parte de ese 79 %, unos ocho de cada 10 euros se van para la Champions.

El Madrid y la Superliga quieren una torta más grande, y un mayor pedazo de ella. La Superliga arrancaría con 5.000 millones de euros. Un 8 % iría a pagos de solidaridad, aunque sin claridad aún sobre los destinatarios.

La Superliga tendría tres divisiones con ascenso y descenso. De la tercera división caen más del 50 % de los clubes a sus ligas nacionales, y entran los de las ligas nacionales que no estén ya en la Superliga. Los ricos serán más ricos. Laporta, presidente del Barcelona, afirmó que solo por participar los clubes ingresarían 100 millones de euros. Se presume que esto es para los 16 de la primera división.

Deportivamente hay al menos dos problemas. Si el Girona es campeón en España este año, bajo la Uefa, entra directamente a la fase de grupos de la Champions. Jugará allí contra un Bayern Múnich o Manchester City. En la Superliga, a esos equipos los seguirá viendo por televisión porque entrará a la tercera división.

El segundo problema es que la Liga pasará a ser un torneo de interés menor. Los grandes, y es lo maravilloso del fútbol, suelen tener sus épocas de vacas flacas. El Barcelona hoy por hoy es tercero a cinco puntos del quinto. Es decir, existe el riesgo de quedarse fuera de la Champions. En Inglaterra, el Manchester United y el Chelsea están lejos de puestos de Champions. Y el Aston Villa está cerca. Bajo el esquema Superliga tendremos a los mismos de siempre compitiendo entre ellos, acaparando a todas las estrellas.

El peor escenario es que simultáneamente compitan la Superliga y la Champions. Con 3.600 o 5.000 millones de euros los jugadores de élite están bien pagos. Pero las ligas, salvo quizá la inglesa y alemana cuyos equipos en conjunto permanecerán en la Uefa, perderán valor. El espectador, además, extrañará algunos clásicos europeos, y ningún campeón tendrá la legitimidad que da derrotar a todos los grandes. La avaricia rompe el saco.

@JorgeATovar

 

Fernando(82681)7 Feb 2024 - 2:39 p. m.
Por equipos como el Girona, Aston Villa es que no estoy de acuerdo con la Superliga. Pura avaricia. Igual pasa en el enfrentamiento entre el PGA Tour y el LIV Golf arabe
JHONATHAN(hqzp5)6 Feb 2024 - 7:51 p. m.
Se ha desnaturalizado la esencia del fútbol, ya lo prima el interés económico.
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar