Publicidad
22 Sep 2022 - 5:30 a. m.

Combustibles

Una de las decisiones más difíciles que deben tomar los gobernantes es aumentar el precio de los combustibles. El Caracazo de 1989, cuya chispa fue el incremento de la gasolina y del pasaje en el transporte urbano, causó entre 276 y 3.000 muertos, según cifras oficiales o reportes extraoficiales. En Francia la decisión desencadenó la revuelta de los chalecos amarillos en el 2018 y llevó a Macron a dar marcha atrás. En Ecuador, este año, un movimiento similar hizo derogar la medida. En Colombia los incrementos han sido graduales, esto ha permitido que la necesaria y conveniente política de no dejar rezagados los precios sea menos rechazada por la sociedad.

Los precios de los combustibles deben reflejar no solo su valor de cambio, sino también involucrar el costo ambiental y generar recursos para la construcción de la infraestructura urbana y en especial las vías que integran los mercados nacionales entre sí y con los mercados externos. En varios países los precios incluyen un componente impositivo que se emplea para aliviar las finanzas públicas.

Síguenos en Google Noticias