Publicidad
15 Sep 2022 - 5:30 a. m.

Mensaje

Principio fundamental es la defensa de la vida; el mensaje dado a la sociedad y en especial a las Fuerzas Militares y de Policía por el presidente Petro está en línea con ese postulado. Otorga prioridad a la defensa de la vida, del ciudadano y no al conteo de cuerpos. Se prohíben las fumigaciones con glifosato para evitar afectar a los campesinos, las tierras y las aguas, un cambio en la fracasada guerra de 50 años contra la producción y venta de narcóticos. La reconciliación requiere que se abandone el concepto de enemigo interno para quien se aparte de las políticas oficiales y se fortalezcan los mecanismos de solución de conflictos recurriendo a la justicia y no a la violencia.

El anterior gobierno, caracterizado por un irrespeto a los derechos humanos, no vaciló en bombardear campamentos de grupos armados ilegales, así se tuviera información de que en ellos había menores de edad. Se justificó con frases como: “Los niños en campamentos de delincuentes son máquinas de guerra”, “si estaban con delincuentes también pueden ser delincuentes”. Olvidaban que los menores aun si son reclutados “voluntariamente” son víctimas y no victimarios, además es discutible la aceptación voluntaria de un niño a ser reclutado cuando existen amenazas de los grupos delincuenciales contra su familia si no acepta. No puede el Estado justificar la violación de las leyes de la guerra para combatir la delincuencia organizada, alegando que esta viola los derechos humanos. En los países civilizados hay una clara delimitación de lo que pueden hacer quienes portan con autorización del Estado las armas proveídas por este.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.