5 Oct 2019 - 2:00 a. m.

Las irregularidades del contrato a la Escuela Galán

A pesar de que hubo un proponente que cumplió a tiempo con todos los criterios de evaluación jurídica, financiera y técnica exigidos en el proceso licitatorio TMSA-LP-08-19, Transmilenio decidió no adjudicarle en ese momento el contrato de $10.921 millones, sino correr traslado a los demás participantes ya incumplidos por una semana adicional, para terminar adjudicándolo al Consorcio UGC-Escuela Galán.

También está la prueba de que el formulario de lista de precios del SECOP II y el formato presentado por UGC-Escuela Galán no coincidió en valores. Error que, de acuerdo con el subnumeral 20 del numeral 4,2 del capítulo IV del Pliego de Condiciones de la Licitación, era causal suficiente para rechazarles la propuesta, tal como se rechazó a Interaseo S.A.S. E.S.P. en la Licitación 01 del presente año. ¿Por qué el doble rasero en este caso, alcalde Peñalosa?

¿Pero quién pudo haber favorecido desde adentro de Transmilenio para que estas graves irregularidades se pasaran por alto?

Procuraduría y Fiscalía deben investigar el papel del funcionario David Camacho, mano derecha de la gerente de Transmilenio, Consuelo Araújo. El señor Camacho inició dentro de esta licitación como miembro del Comité Evaluador; sin embargo, ante la renuncia de la sra. Clemencia Pérez como ordenadora del gasto en este proceso, el sr. Camacho la reemplazó mediante la resolución 774 de 2019, tomando al mismo tiempo los dos papeles, en un abierto conflicto de intereses e inhabilidad. Curiosamente, existe una notificación del primer Comité evaluador con fecha 17 de julio, pero la notificación de un segundo Comité Evaluador se firma sin fecha.

Para habilitar nuevamente a los demás proponentes incumplidos al cierre del 4 de agosto, no existen las “observaciones” por parte del Comité de Evaluación, al cual perteneció David Camacho; pero sí aparece su firma en la Resolución de Adjudicación al Consorcio UGC-Escuela Galán. ¿Hacen falta más irregularidades?

El hecho cierto de que en plena recta final de campaña electoral, $10.921 millones de dineros públicos terminen bajo las decisiones de la tía del candidato Carlos Fernando Galán, debería ser investigado también por el Consejo Nacional Electoral.

Señor Galán, nadie puede ser intocable y menos en plenas elecciones para escoger a quien, al frente de Bogotá, entregaría estos irregulares contratos. Si de de mostrar independencia se trata, usted también debería apoyar estas denuncias, no evadirlas

@jrobertoacosta1 / jrobertoacostaopinion@gmail.com

Recibe alertas desde Google News