Publicidad
30 Jun 2022 - 5:00 a. m.

Antioquia en crisis

“Antioquia federal” era el grito de batalla regional en los años sesenta. Por todos lados se aseguraba que la región llevaba el resto del país a cuestas, especialmente el insoportable y estéril centralismo bogotano desde donde una burocracia y unas castas políticas lanudas vivían del sudor y la iniciativa “del pueblo de la dura cerviz”. El reclamo era recuperar la autonomía que Antioquia tuvo durante el período federal radical. Eran años cuando su economía estaba aún diversificada: minería de pequeña escala en territorios amplios de la tierra caliente y de la fría, relacionada con un sector comercial diversificado y abierto al comercio internacional; comercio que a su vez conformaba una dupla ganadora con una caficultura que al igual que la minería, era fruto del trabajo y la iniciativa de muchos pequeños y medianos productores. En fin, una actividad económica múltiple y con una composición articulada, presente en el conjunto del territorio, con una pluralidad de empresarios e inversionistas.

Como remate la cereza o fresa del pastel era el avance pujante de una industria ligera de bienes de consumo que encontraba a su disposición una creciente demanda interna, con un poder de compra que Colombia no había conocido. Sosteniendo y alimentando este proceso, las regiones hasta entonces aisladas con sus mercados locales se fueron integrando a lo largo del siglo en un mercado nacional gracias al avance de caminos, ferrocarriles y navegación fluvial, especialmente por el Magdalena; hasta con cable aéreo para sacar el café de Caldas al exterior. Al calor de esos procesos se consolida la sociedad anónima, propia de la economía regional que permite la asociación de capitales y el avance de empresas de muchos propietarios unidos en un propósito económico común, compartido. Empresarios, accionistas y emprendedores, como se dice ahora, que se asomaban a la política sin volverse políticos profesionales, velaban por sus intereses, pero tenían claro que su suerte estaba indisolublemente ligada a la de su región: región próspera, negocios boyantes.

Síguenos en Google Noticias